Marcella Di Troia

Hey Criaturas y Criaturos!, una semana más con vosotras/os para traeros el mejor material CxS y, si puede ser, el más novedoso y dedicado a la más rabiosa actualidad como nos ocurre a mi colega Bernardo y a un servidor esta semana también al proponeros dos Criaturas de las que se esperaba mucho de ellas con su nuevo trabajo y que han respondido con creces a las expectativas. El lunes, Mr. B planteaba a BRANDY ZDAN como actualizadora de los sonidos de las Go Gos y The Pandoras, una tía la mar de interesante y con una evolución muy chula que parte desde el mismísimo corazón de Nashville. Pasemos a la mía en cuestión…

Así sentencia nuestra Criatura Salvaje de hoy: ‘NUESTRA MÚSICA ES COMO SI QUEENS OF THE STONE AGE SE DIESEN UN REVOLCÓN CON JANIS JOPLIN’.

No seré yo el que le quite razón con semejante temazo/videoclip!!!…

Que sí, que sí, que ya lo sé, los belgas BLACK MIRRORS comandados por MARCELLA DI TROIA ya se pasaron a principios de febrero de este año por CxS cuando descubrimos mi compañero y yo la existencia de esta banda pero…¡es que acaban de sacar su LP debut! y una bandaza del calibre y la pegada de los de Bruselas no es como para dejarla pasar habiendo sido absorvido por una composición tan sólida como ultra-catchy como lo es “Funky Queen” y que me tuvo escuchándola (casi) en bucle una buena temporada. ¿Uno de los temas definitivos de esta década?…¡puedes apostar a que sí!.

La magia de los ‘espejos negros’ comienza a funcionar en Bruselas por nuestra protagonista a la voz y maestra de ceremonias escénicas, el extravagante Pierre Lateur a las seis cuerdas, Gino Caponi aporreando sin descanso su bajo y, cerrando el combo, el explosivo Edouard Cabony a los parches. La génesis de una de las bandas más prometedoras de de este año se produjo en algún punto indeterminado entre 2013 y 2014. Los belgas Black Mirrors apostaron muy fuerte por una propuesta que, si bien, no es nueva u original en estos últimos años, es decir, la de mezclar el blues con la saturación del stoner y las melodías alt rock, tiene de particular lo más importante en un disco y en una banda…¡¡¡CANCIONES!!!, sí, canciones con letras tan sintéticas como irresistibles, con mucha pegada en los riffs, con melodías ‘catchys’, con un ‘groove’ rítmico irresistible y, ¡wow!, con una frontwoman de bandera con una presencia, actitud, carisma y garganta arrolladores como ya demuestra en 2015 el primer E.P. auto-editado de la banda de título homónimo en el que ya caen sus primeros ‘instant classics’ caso de The Mess o Make The Same Old Day de posicionamiento desert blues. Todo empieza a funcionar, el boca a boca da resultado, las redes también y reafirman su poder encima de un escenario con incendiarios bolos por Bélgica y algún que otro país como Alemania. Tengo que decir que todo esto va unido a la capacidad de esfuerzo, sacrificio y humildad de una banda que aprendió desde un principio que lo primero es tu arte, tu instrumento y cuidar tu música encima del escenario para, teniendo estas cosas, dedicarte a explotar tu producto dentro del negocio y no al revés, como hacen muchas bandas erroneamente.

Hasta la mismísima Napalm Records se hace eco de la efervescencia de Marcella Di Troia & Cia y los ficha en 2016 siendo una banda ya requerida en festivales y fichada en las giras de bandazas de la talla de Horisont, Spidergawd o dos de mis debilidades en los últimos tiempos, The Vintage Caravan y Wucan.

Del E.P. Funky Queen del año pasado ya hablé largo y tendido en febrero por lo que no me extenderé más allá de decir que es IMPRESCINDIBLE y que son cuatro canciones que demuestran la increíble evolución de la banda tanto en composición como en sonido con LA CANCIÓN, una excelente versión del Kick Out The Jams, y dos cortes más que dejan bien a las claras que la música desértica no es lo único que domina y que el Delta Blues y el Pop también son su fuerte acercándolos estilísticamente tanto a Dorothy como a Pristine. La banda sigue su andadura de directo sin descanso haciéndose un hueco a fuerza de tener los pies en el suelo y amar tocar en directo. La Di Troia ya se ha convertido en una bestia parda encima de las tablas…

 

Y ahora sí, con Look Into The Black Mirror (2018) llega la auténtica consagración y el serio aviso de que estamos delante de un combo que en muy poco tiempo debería convertirse en cabezas de cartel y protagonizar giras (están a punto de comenzar un triple cartel de escándalo en octubre junto a los mencionados WUCAN y los cabezas, THE VINTAGE CARAVAN, que los traerá a finales de mes por Bilbao (30-O), Madrid (31-O) y Barcelona (1-N).

Ponte un poquito de Delta Blues sexual y atraviesa el ‘espejo negro’…

Así, de primeras, cualquiera diría que Funky Queen (el tema) se lo iba a poner muy complicado a la hora de superar una composición tan carismática y molona como ésta pero, por suerte, no es que la hayan igualado…¡es que la han superado! y aquí te cuelgo su primero adelanto, Günther Kimmich, para que compruebes de lo que te hablo…

Look Into The Black Mirror (2018) va muy en serio, ¡la banda va muy en serio! y ya os aseguro que no son un mero ‘hype’ con un tema resultón para las listas. Si un disco te arrolla como un puto vendaval con tres temazos de la talla del tórrido “Shoes For Booze”, el obligado “Funky Queen” (tenía que estar en esta puesta de largo) y “Lay My Burden Down” en donde dejan escapar su primer ramalazo bluesero en medio de las sucesivas tormentas desérticas, es ya merecedor de su compra coño!. Estamos delante de una banda compactada al milímetro para formar una bestia con muchas caras y estados de ánimo. “Inner Reality” se pone psychedelic blues y atmósférico, la Dorothy sedada de su segundo disco vuelve a dejarse sentir. “Moonstone” se mueve entre las texturas vaporosas de los franceses Elder hasta que nos explota EL TEMAZO DEL DISCO, “Günter Kimmick”, que, en momentos muy determinados, se convierte en un homenaje al descubierto del obsesivo final del “Asteroid” de Kyuss. Qué gozada de banda tocando en bloque, qué gozada de interpretación vocal de Marcella, ¡podéis creerme!. Los ritmos más agitados continúan en “Cold Midnight Drum” un tema muy QOTSA en instrumentación aunque con una melodía que ya es ‘trademark’ de los Mirrors, oséase, reconocible y sobresaliente con unos fraseos souleros de nuestra protagonista. “Mind Shape” nos explota en la cara, nos da un jodido puñetazo en los morros y una generosa patada en el culo en todos los sentidos. BRUTAL. “Till The Land Wind Blows” devuelve la paz y el blues más pantanoso al disco para preparar el terreno para la composición más trabajada y exigente de todas, os hablo de “Burning Warriors” que viene a ser todo lo que los Black Mirrors llevan dentro, es decir, el desierto de Kyuss, los punteos robot rock de QOTSA, momentos más alternativos, groove bluesy a pesar de la saturación fuzz e incluso Math Rock/Progresivo. 9 minutos de placer sonoro para fliparlo en colores con una Di Troia dejándose las cuerdas vocales hasta el límite para rendir al máximo en los momentos más exigentes. ¡Qué mujer por favor!. Compruébese aquí…

El disco se cierra con “Whispering Ghost”, un atmosférico blues relajadito para despedir con simpleza pero con clase un discazo como la copa de un pino, un trabajo de auténtica matrícula de honor que no es que los encumbre (ya estaban muy alto como su anterior E.P.) sino que los consagra ya como candidatos a convertirse en pesos pesados del Stoner Blues y el Vintage Rock como Blues Pills, Pristine, Wucan o Spiders entre otros.

Por esta vez la ‘BOLA EXTRA’ tan sólo contendrá un clip, ¡pero vaya clip!, con todos ustedes la ‘Black Mirrors Experience’ en directo tocando la mayoría de temas de su recién estrenado disco…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorBrandy Zdan
Artículo siguienteAna Beltrán