Dead Witches

Semana de contrastes clarísima la que se nos va a quedar esta semana. Die hard fans que visitáis asiduamente esta web tan imprevisible como reveladora del ya dominante papel de la mujer en el mundo del show business musical más entroncado con la rebeldía y los ritmos más potentes (…arf!…arf!!!), en esta semana pasamos de la luz y los ritmos new age y powerpop de la sofisticada LAURA HAYDEN con su banda ANTEROS, a la más absoluta oscuridad y los ritmos más pesados e inquietantes de los ingleses DEAD WITCHES proponiéndonos no una, sino dos Criaturas que son auténticas diosas de la oscuridad más ‘sabbathica’ y maldita como VIRGINIA MONTI (foto de abajo) y la recién llegada SOOZI CHAMELEONE. Aprópiate un crucifijo invertido, una Ouija y toneladas de absenta porque la senda está llena de brujas y demás seres inesperados…

Degustadores y devoradores del stoner doom más aplastante y voraz, de las atmósferas fétidas e imbuidas por el mismísimo Belcebú, de adoradores de bandas como Saint Vitus, Blue Cheer, Blue Öyster Cult, Coven, Pentagram o, cómo no, los dioses Black Sabbath, amigas/os, nos encontramos ante uno de los rescates a los que más ganas le tenía porque los Dead Witches se estrenaron en su momento en el ‘blog prohibido’ con su debut de 2016, Ouija, contando entre sus filas con la flamante Virginia Monti, líder también de otra banda que también amamos en Criaturas Salvajes, los Occult Rock, Psychedelic Witchcraft.
Dead Witches, originarios del sudeste de Inglaterra, nacen a mitad de esta década de la mente siempre inquieta y retorcida del batería Mark Greening, un tipo que ha militado en bandas clave del movimiento Stoner Doom como Electric Wizard, pero también Ramesses o With The Dead. Empecinado en feminizar un sonido pétreo y sin fisuras, tuvo claro que quería una frontwoman entre sus filas y no tardó en embrujar a la italiana Virginia Monti que ya empezaba a dar su primeros pinitos con los Witchcraft. La banda cierra su particular ‘pentagrama invertido’ con Greg Elk (guitar) y Carl Geary (fuzz bass) no tardando en componer unos temas en donde Greening quería desmarcarse de la extrema densidad sónica de los Electric Wizard facturando un primer E.P. en 2016, el mencionado Ouija, en el que Black Sabbath y Coven se convirtieron en los pilares básicos de su sonido, sí, seguía siendo Doom pero también había mucho Occult Rock, brujas, misticismo, ceremoniales funerarios y mucha parte de culpa la tuvo la siempre creativa Virginia Monti influenciando a Mark para experimentar con nuevos sonidos alejados de tanto muro de sonido y abuso de fuzz. El problema que siempre le ví a este E.P. es el poco aprovechamiento de la voz de la Monti, pues en los seis temas siempre sonaba filtrada, muy lejana y con pocos matices, cosa que con una voz limpia los temas hubiesen ganados muchísimos enteros. A pesar de ello, el ‘cambio de registro’ más asequible y menos hostil de los temas convencieron a propios y extraños y la banda empezó a ganarse un hueco en la escena más pesada…

La banda no ha pasado por sus mejores momentos en los últimos años, Greg Elk, su guitarrista, fallece poco después de lanzar su debut y la banda entra en un hiatus indefinido al que también contribuye la intención de la Monti de dedicarse a tiempo completo con sus Psychedelic Witchcraft por lo que Mark ha estado fuera de circulación hasta finales de 2017 en donde declaró que no tenía intención de disolver Dead Witches, es más, que estaba buscando ‘sustitutos’ adecuados para volver más extremo y acorazado que nunca. A la guitarra encuentra al sustituto perfecto, Oliver Hill, un fanático empedernido de los Wizard. En cuestiones vocales, le costó algo más, quería a la sacerdotisa perfecta, a la maestra de ceremonias adecuada para el ritual demoníaco que se genera en el escenario encontrando, por fin, a Soozi Chameleone, experimentada vocalista en Killing Man Jaroh. El círculo vuelve a cerrarse…
Y así llegamos a 2019 con unos Dead Witches oscuramente recompuestos para su segundo disco, titulado The Final Exorcism, preparados para otro ritual ultra-maligno en donde deberás temer a los predicadores, sentirás a las ‘diosas de la noche’, encontrarás ‘iglesias bajo el mar’ y sentirás crudos exorcismos con un muro de sonido ensordecedor que se desmarca claramente del Occult Rock de Ouija volviendo claramente al Stoner Doom más monolítico y hormigonado, a ese que te va a recordar claramente la muralla indestructible del icónico disco de los E. Wizard, Dopethrone (2000). Soozi encaja como un guante, su voz no está practicamente filtrada y se la escucha con mucha claridad, no tiene los matices vocales melódicos de la Monti pero me gustan mucho los rasgados y esas imposturas más agresivas en comparación a lo facturado por Virginia. Tras esa ‘intro’ inicial, la furia del Averno se nos abre en canal con la apisonadora de “The Final Exorcism” al que le sigue el la tormenta de wah-wah’s y efectos fuzz de “Goddess Of The Night”. Pequeño remanso de paz en “When Do The Dead See The Sun” cantada por el mismo Greening y que podría recrear cualquier rito de iniciación a la oscuridad. La tralla vuelve con fuerza con el bombardero riffico de “The Church By The Sea”, Soozi está de fábula, quiebra su voz, se entrega, vive la maldad con pasión antes de que llegue “Lay, Demon”, decelerando todavía más si cabe el ritmo en el tema más Iommi del disco. Llegamos al epicentro del abismo sónico con el tema más acorazado y armado hasta los dientes de todos, “Fear The Priest”, una deliciosa pesadilla riffica en donde la banda ralla a un nivel espectacular, donde se dejan poseer por Sabbath de nuevo sonando saturadísimos, con un gigantismo que abruma…

Compruébese aquí…

Y si has soportado el castigo de los penitentes, no te queda otra que seguir pecando con la sonada ‘BOLA EXTRA’ que te espera entre las sombras…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorAnteros
Artículo siguientePuffy Ami Yumi