Spanish Bombs: Mallory Knox

De nuevo ha vuelto a ocurrir. Esta semana parece habernos afectado el mundo de las sombras del pasado Halloween y parece que los espíritus de mi camarada Bernardo de Andrés y el mío propio hayan decidido poseer el cuerpo del otro y suplantar personalidades precisamente en nuestra nueva semana de sección ‘Spanish Bombs’ que, por otra parte, ya tocaba.

Si las coruñesas (y paisanas de Mr. B) AGORAPHOBIA abrieron semana con una fuerza atronadora utilizando la fórmula del stoner metal y el rock alternativo más furioso y musculado con motivo de la publicación de su flamante nuevo disco, en mi caso personal (¿puede que hable por mí mismo el espíritu de mi compañero?..) me voy hacia la capital de la Piel de Toro para cubrir otra novedad criaturil/Spanish Bombs que ya nos venía rondando desde antes de verano y que no nos ha sido posible contemplarla antes, y esa no es otra que a VANESSA y sus MALLORY KNOX!!!. Salta que nos vamos!!..

El nombre de la banda, Mallory Knox, creo que a todo el mundo le vendrá a la cabeza por aquella impresionante Natural Born Killers (1994) del tándem Oliver Stoner/Tarantino y por la magistral interpretación de Juliette Lewis como el personaje que da nombre a una banda creada en el instituto y que empieza a tener sus primeras inquietudes desmenuzando las discografías de los Ramones, Nirvana, Buzzcocks, Foo Fighters, etc,… con sus primeros instrumentos.

La banda formada en aquellos momentos por Vanessa, Pato y César y dos integrantes más ganaron un concurso de bandas emergentes en 2001 que les permite grabar su primer E.P., Ya no me asusta!!!. Un disco que ya demuestra la grandeza compositiva de una banda comenzando muy ‘a la Oasis’ con el acústico “Todo en su lugar” adornado de cuerdas y líneas de piano para virar, en un abrir y cerrar de ojos, hacia el punk rock y el grunge más descarado en los siguientes “Subir a por aire”, el desgarrado y aguerrido “Ya no me asusta!!” y “Vivir por tí” con un muro de guitarras claramente 90’s. Este debut siempre me volvió loco!…

Cuatro años después y de unos cuantos conciertos ya a sus espaldas, llega su segunda obra y primer LP en toda regla. La banda ha cambiado de registros, su pegada 90’s ha desaparecido por completo y el punk del  ’77 y el powerpop hacen acto de presencia por la puerta grande dejando retazos de new wave y colocando sus primeros clásicos, caso de “Bailar”, “Punk Rocker”, “Mil veces” (el único tema conectado por su debut de 2001) e “Historia del Rock&Roll (1ª Parte)”. Las guitarras se siguen rasgando, la actitud punk rocker continúa pero la melodía y la expontaneidad powerpop cierran el círculo ante, quizás, la mejor banda del estilo en la Capital.

En 2013 llega el disco de consolidación de la banda, un L.P. de tan sólo siete temas titulado No se vende (2013) que les abre puertas en los medios de comunicación y hace mella en la nunca suficientemente reivindicada Radio 3 en donde aparecen en varios programas. El Disco Grande de Julio Ruiz se deshace en elogios con ellos.

Desconozco el motivo por el cual la banda ha estado practicamente en un ‘hiatus’ indefinido (han dado bolos pero en estudio nada de nada) hasta este mismo 2019. La banda se ha reformado manteniéndose el núcleo Vanessa, César y Pato a los que se unió Pedroche y el más reciente fichaje de Antonio instigador y causante máximo, al parecer, del ‘comeback’ discográfico del quinteto madrileño. El disco, editado el pasado junio y titulado Un Instante (2019), continúa las directrices de su disco de 2013, de hecho se mantienen los 7 cortes que ya formaron parte de No se vende a los que han añadido cuatro nuevas composiciones que están a la altura de las antiguas en todo. Aquí tenemos los clásicos pildorazos punk con algodón de azúcar de “No se vende” y “Te esperaré”, el luminoso y reivindicativo “Historia del Rock&Roll 2” (uno de mis favoritos), el desengaño de “Se acabó”, la efervescencia de “Demasiado joven” o el efectivo powerpop ‘a la madrileña’ de “Nuevo Madrid”. De los nuevos cortes me quedo claramente con los más punkys, parece que la nueva sangre ha hecho que nuestra CxS vuelva a cabrearse y, al menos para un servidor, esto hace que no todo sepa excesivamente a glucosa inyectando dinamismo y necesaria ‘pimienta’ a unos Mallory tan amantes de Black Flag como de Ramones y Dead Boys. Qué grandes los desenfadados “Himno” y “El R’N’R me salvó la vida”, que sí, con coritos powerpoppies pero con las guitarras saltando chispas, la base rítmica marcando el jodido tempo y la garganta de Vanessa completamente desatada. Compruébese aquí!!!…

Y esto es todo amigos, bueno, ejem, ¡¡¡claro que no!!!., ahora que el espíritu de Bernardo me empieza a abandonar y dejo volver a instalarse al mío, no podría despedirme de vosotr@s y de otra semana Spanish Bombs de escándalo y rabiosas novedades sin una ‘BOLA EXTRA’ saltarina y rebosante de powerpop y melodic punk. A sus conciertos!!!…

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorSpanish Bombs : Agoraphobia
Artículo siguienteRaelyn Nelson Band