Joan Osborne

Pues sí, llegó el ‘Día del Corte Inglés’… ups!!, sorry… mi vena irónica y sarcástica no puede evitarlo, las referencias al Día de San Valentín siempre pasan por la observación de un consumismo interesado desde las superficies comerciales inundándolo todo de rojo pasión y demostraciones amorosas porque el ‘negocio’ así lo impone en estas 24h., pero bueno, he de ser coherente con esta website y dejaremos que entre el amor y la pasión ‘por el otr@’ de una forma más honesta y real. Pero antes, es obvio recordaros que nuestra ‘Semana Cupido’, en la que hemos decidido desempolvar justamente nuestra sección de CLÁSICAS CRIATURAS, la comenzó mi camarada Bernardo de Andrés realizando un mastodóntico artículo versado en los mil y un movimientos de una CxS muy poco controlada por mí como TINA WEYMOUTH, bajista y compositora, en menor medida, de una banda de las grandes, los TALKING HEADS.

En mi turno de palabra en este ‘Viernes del Amor’ no seré tan meticuloso como mi compañero…¡eso sería imposible con el postazo que se ha marcado!, pero sí os tengo que decir que entre las inabarcables e infinitas posibilidades tuve dos o tres muy claras escogiendo la más arriesgada para quien suscribe, pues las otras dos son mas evidentes y controlo más su discografía. En fin, ya sabéis que en Criaturas Salvajes nos encantan los retos (aunque también estresen, todo hay que decirlo..) y me he propuesto reivindicar a una mujer de bandera, con unas cuerdas vocales diamantinas y con un feelin’ absolutamente espectacular. Con todos ustedes, Ms. JOAN OSBORNE

Nacida en 1962 en Anchorage, un suburbio de la ciudad de Louisville (Kentucky), y con una formación artístico-musical centrada en las aspiraciones interpretativas pero también en la roots music más genuina, es a finales de los 80’s y a sus veintipico años cuando decide probar fortuna en la Gran Manzana neoyorkina recibiendo clases de interpretación en la Universidad de New York. El destino tiene sus cosas bien curiosas pues se ganaba ‘los cuartos’ para continuar estudiando en trabajos ‘alimenticios’ como camarera, etc,… hasta que un día decide presentarse al ‘Open Mic’ del Café Abylene dejando con la baba colgando a los presentes, hasta los propios músicos del club que la animan a realizar actuaciones regulares en el susodicho café. Nuestra protagonista empieza a darse cuenta de que tiene que concentrarse en su don vocal y compositivo y no tarda en moverse en la escena blues neoyorkina del East Village codeándose con bandas emergentes en aquella época como Blues Traveller, Spin Doctors o el mismísimo Jeff Buckley entre muchos otros que explotarían en popularidad (unos más que otros…) a principios de los 90’s en plena era alternativa.

Comienza a registrar sus primeras grabaciones, singles, demos, maquetas, etc,… aunque no es hasta 1991 que publica su primer Lp, Soul Show, Live At Delta 88 editado bajo su propio sello, Womanly Hips, y en formato directo, que le permite realizar una gira por la costa noroeste de USA grangéandose su primera legión fiel de seguidores. La Osborne está ya madura en todo y preparada (sin saberlo) para lo que se le viene encima. ¿Te suena ‘One Of Us’?, uno de los clásicos indiscutibles de los 90’s, sin duda…

Uno de los videoclips más pinchados de los 90’s cuando la MTV era todavía la MTV, con una estética muy “Losing My Religion”, no me digais que no… y una Osborne absolutamente epatadora cantándonos (y captándonos) en primer plano…

Poco antes de 1995, Joan ficha por Mercury Records, era la oportunidad de su vida y ¡vaya si la aprovechó! porque Relish se convirtió en el álbum más exitoso y vendido de su carrera, obviamente con el que la conocí y me enamoré de esa voz, de su autenticidad y su clase en una época en la que competía, no sólo con la era alternativa y el Grunge de última generación, sino también con Criaturas Clásicas (todavía no ‘coronadas’ por aquí) de la talla de P.J. Harvey, Tori Amos, Fiona Apple, Alanis Morrisette, Linda Perry (Four Non Blondes) o Dolores O’Riordan (The Cranberries) entre otras.

“One Of Us” estuvo dos semanas en el número 1, a la Osborne se la rifaban en toda Yanquilandia por esa canción pero el disco era de soberano sobresaliente, con esa atmósfera alternativa de toques indie pop por aquí y por allá en cortes como “Right Hand Man” o “Let’s Just Get Naked” tan Breeders él. A pesar de ello, el blues, el folk y el soul y, en menor medida, el country fueron predominantes en bellísimas composiciones como “St. Teresa”, “Pensacola”, la sexy “Dracula Moon” o la magnética “Spider Web”.

La sobre-exposición comienza a pasarle factura y decide cortar por lo sano y no salir tanto en los medio implicándose en causas humanitarias y reduciendo sus actuaciones, a pesar de ello, participó como cabeza de cartel en el Lilith Fair de 1997.

No es hasta el nuevo milenio que publica su primera incursión seria en la Soul Music con Righteous Love (2000) un disco que me atrapa de principio a fin y que al parecer la artista debe renegar de él pues es el único que no tiene colgado en plataformas digitales y es complicado de encontrar por ahí. “Love Is Alive”, “Righteous Love” y la cover de Dylan, “Make You Feel My Love” serían representativos de aquella época. TEMAZOS. Un disco perfecto para un día como hoy…

Un año después, en 2001, reconoce que estuvo a punto de tirar la toalla con todo lo que se le vino encima con la fiebre “One Of Us” pero que ahora estaba en un momento de equilibrio y abierta a todo, tanto es así que colabora en el documental Standing In The Shadows of Motown convirtiéndose en miembro de los Funk Brothers. Llega 2003 y Joan sigue ampliando su abanico de contactos e influencia cuando los The Dead, Jimmi Herring, Bob Weir y Phil Lesh se hacen con sus implecables servicios como frontwoman. Todavía hoy en día suele ser habitual que les acompañe como The Dead así como con la banda de Phil Lesh en solitario…

En 2005 arriba un disco que me encanta, How Sweet It Is, no es más que una incontestable colección de covers de standards de vintage blues y genuino soul. En el tracklist se dan cita Aretha Franklin, Stevie Wonder, Hendrix, Otis Reeding o Sly Stone pero lo que más me mola es el tratamiento, su disco más ‘negro’ con diferencia pero también el más Fun Lovin’ Criminals combinando como nadie funk, blues, soul, folk…

Después de una magnífico disco navideño, Christmas Means Love (2005) (sí, otra vez la palabra amor para hoy) y un cuarto álbum, Pretty Little Stranger (2006), muy enfocado a la country music y el Americana (que no me quita el sueño aunque es otra perita en dulce viniendo de quien viene), os he de reconocer que a partir de aquí me pierdo un poco ya y no controlo tanto de la Osborne. En 2007 edita Breakfast In Bed, otra excelsa colección de canciones en donde vuelve al soul de los 70’s pero también de los 80’s combinando temas propios con clasicazos de Martha and the Vandelas, Curtis Mayfield y Hall & Outes… Little Wild One es su sexto disco en estudio siendo asistida en composición por los compositores que la ayudaron en Relish. Una vuelta al sonido variado en estilos y de acercamientos indie pop 90’s…

Merecido parón de cuatro años para coger fuerzas y plantear un disco que me pone muchísimo y con el que volví a conectarme con la Osborne. Es la hora y el momento de ponerse sexy bluesy con Bring It On Home, otra certera colección de clásicos de vintage blues y R&B con estupendísimas adaptaciones de “I Don’t Need No Doctor” (Ray Charles), el tórrido “Bring It On Home” (Sonny Boy Williamson), el sugerente “Game Of Love” (Ike Turner) o su adictivo primer single, “Shake You Hips” (Slim Harpo). Un discazo de versiones de tomo y lomo en donde siempre nuestra CxS impone su ley. Le cayó una nominación a los Grammy como ‘Mejor Album Blues 2013’. No me extraña…

Un año después se convierte en miembro de Trigger Hippy, la banda de Steve Gorman, el baterista de The Black Crowes, colaborando en su disco debut de 2014. Deja la banda en 2018 para dedicarse a sus compromisos solistas. Acabaré esta retrospectiva de la mujer de los rizos de oro y la garganta diamantina citando sus dos últimos álbumes, Love & Hate (2014) y Songs Of Bob Dylan (2017); el primero, quizás, en el que más ha tenido el control del proceso compositivo sin agentes externos que valgan. El segundo, otro interesante tracklist dedicado en exclusiva al ‘Genio de Duluth’, Bob Dylan, en donde vuelve a demostrar, una vez más, su buen gusto a la hora de escoger repertorio y su capacidad innata para dotar de su propia personalidad y sonido canciones tan emblemáticas como “Tangled Up In Blue”, “Highway 61 Revisited”, “Masters Of War” o “Ring Them Bells”.

 

Hoy en día, Joan Osborne sigue girando sin parar con su magnífico repertorio o colaborando con monstruos de la talla de Mavis Staples o Bonnie Raitt, o los mencionados The Dead y Phil Lesh Band. Como veréis, gloria en el escenario no le falta además de seguir con su activismo político y social y sus causas humanitarias. Hora de ‘BOLA EXTRA’, hora de gozar del placer auditivo que proporcionó, ha estado proporcionando, proporciona y proporcionara una artistaza de la talla de Ms. Osborne…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorTina Weymouth
Artículo siguienteShadow Show