Night Club

Dejamos atrás la semana de Halloween para volver a la normalidad… o quizás no tanto (…), creo que la ‘real oscuridad’ que nos rodea añadida a esta torrencial gota fría implacable que nos asola nos influye y eso se ha notado desde el pasado lunes, cuando mi camarada Bernardo de Andrés se trajo a los ruidosos e incómodos post punk arties CONTROL TOP que me han resultado interesantes y adictivos como poco con ALI CARTER vociferando como si la vida le fuese en ello…

Y yo me quedo con esa actitud e imagen punk pero retorciendo más incluso el mensaje y escupiéndolo a través de sintetizadores 80’s y venenosas melodías electro pop coronando por segunda vez a la angelina EMILY KAVANAUGH y su proyecto Dark Electronic Music, NIGH CLUB con motivo de la recientísima publicación de su nueva obra ‘Esquizofrénica’.

NOTA: Os confieso que Night Club iban a ser mi apuesta Halloween hasta que aparecieron Old Blood je, je, pero pasemos a la pista de la psicótica disco…

A principios de 2018 y cuando todavía Criaturas Salvajes se publicaba en ‘Pupilo Dilatado’  y ‘Mi Tocadiscos Dual’ (después de salir ‘escaldados’ de la experiencia en el ‘Blog Prohibido’), me traía a la sección CxS de Pupilandia a Emily dando buena cuenta de su carrera, de su actitud electro punk y del impacto que supuso en mí el descubrimiento de sus Night Club. Once meses después volví a repetir (ya en esta website) con el lanzamiento de su segundo disco y confirmé mi adicción hacia este duo electrónico, su imaginería psycho-visual y su dulce pero amenazadora CxS. ¿Unos datos?…

Formados en L.A. en 2012 por una pareja tan atípica como particular como la jovencísima Lolita Emily Kavanaugh y el ya experimentado Mark Brooks (AKA – 3 Kord Scissor King) siempre escondido tras sus eternas gafas ‘Ray Ban’ de espejo, muy pronto empiezan a hacerse un hueco en la escena de ‘night clubs’ con el excelente primer single que deberías estar escuchando (y visionando en este momento), “Lovestruck”.

Tan sólo unos meses después, llega su primer E.P. titulado como la banda que confirma la obsesión de Emily y Mark por el Synth Pop rematadamente 80’s y la Dark Electronic Music de actitud e imagen claramente rebelde y punkarra. Dos E.P’s vendrán tras éste, Love Casualty (2013) y Black Leather Heart (2014) (versión de INXS incluida) en donde ponen de manifiesto su regusto por los ultra-pegadizos ritmos a la Depeche Mode, Soft Cell, Gary Numan, Eurythmics, etc… ¡y la gran sorpresa!, la inclusión de las melodías ultra-pegadizas de la mejor Madonna ochentera…

No tardan en lloverles ofertas del mundo televisivo, las series e incluso el cine pues han puesto sus fantabulosos ritmos Techno Pop al servicio de realitys MTV como Jersey Shore o Awkward entre otros así como apariciones en el canal VH1 y en varios shows de la NBC. En el apartado Cine/Series son contratados para hacerle la banda sonora a la ácida comedia televisiva de Rob Lowe, Moonbeam City, y alguna que otra serie que ahora mismo, sinceramente, no recuerdo.

Tras aumentar su bagaje y curriculum en el mundo del celuloide y la ‘caja tonta’, en 2016 lanzan su primer LP en toda regla, Requiem For Romance que ensucia y oscurece aún más si cabe su propuesta sónica sin perder un ápice de ‘punch’ pop y estribillos ultra-‘catchy’. Mark incluso mete friki-vocales en momentos puntuales que hacen de contrapunto perfecto a ese estilo ‘Ciccone’ en el timbre vocal de Emily. También es evidente que el tratamiento de los sintes es mucho más crudo y potente, por momentos con incursiones claras en el Techno Industrial muy cercanas al Reznor de Pretty Hate Machine o Broken.

El segundo LP de Night Club, Scary World (2018), continúa los parámetros Dark Synth y Electro Goth Pop 80’s de su antecesor. La electrónica oscuridad, subyugante, suicida y sadomaso que proponen el dúo angelino sigue dando excelentes réditos en forma de canciones picaronamente siniestras, vamos, como si de Depeche Mode Vs. Madonna Vs. NIN se fusionasen en un entorno bipolar y esquizoide lleno de cachondos conejitos blancos y ositos de peluche al lado de látigos y demás material sadomaso…

Llegados al año actual y haciendo gala de su acostumbrado humor cenizo y diseño minimalista, la banda plantea su tercer álbum, Die, Die Lullaby (2020), en plena pandemia con un mensaje más negativista que nunca (ese ataud ya lo expresa todo…) aunque envuelto en un disfraz de horror halloweenesco y criaturas de auténtico manicomio. El disco ha contado en las mezclas con el mismísimo Dave ‘Rave’ Ogilvie, productor y mezclador de los más cotizados del show business musical que ha trabajado con Skinny Puppy, Marilyn Manson, NIN, Bowie, Tool, KMFDM, etc… Haber tenido tras las mezclas a un tipo tan conocido no ha influido en nada, Emily y Mark siguen siendo fieles a su trademark dejándonos una primera cara absolutamente redonda tras la ‘intro’ de pesadilla “Go To Sleep” con bombazos Darkwave personificados en cortes como “Die in the Disco” (¡yo también quiero morir en una Disco!), Goth Pop en los singles “Miss Negativity” tan ‘Ciccone’ o “Gossip” que ha tenido que ser la sensación en clandestinas fiestas de ‘Truco o Trato’, ¡¡¡qué single por Tutatis!!!. La banda experimenta también con el Industrial añadiendo exotismo hindú con melodías y sitares extrañamente bien colocados en “My Valentine”. La ‘cara B’ no es tan espectacular como la primera pero no bajan el nivel y la atmósfera tétrica y mortecina se mantiene, suenan en muchos momentos cercanos a los Depeche Mode de Music For The Masses o Black Celebration en los atmosféricos tracks “Misery Go Round” o “Civil War” con la Kavanaugh rindiendo tributo vocal a su amada Madonna, nos vuelven a meter en el Horror de pesadilla con “The Creepshow” y su tonillo de cuento de cuna sangriento para arremeter con lo poco que nos queda de energía en plena pista con el catchy y potente “California Kill Me”…

No me enrollaré más, Night Club lo han vuelto a hacer y es una pena que no estén reventando clubs y discotecas masivas por culpa de lo que ya sabéis. Tienen otro discazo para dejarte exhausto, os lo aseguro, así que tan sólo pediros que visionéis todos y cada uno de los clips de la ‘BOLA EXTRA’ y que reparéis vuestra atención en las descargas en directo porque Emily Kavanaugh despliega toda su fiereza punk dominatrix encima del escenario como nadie con ese magnetismo psycho que siempre imprime a sus shows…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorSophie
Artículo siguienteKim Jennett