Nadia Sheikh

Pues sí, así es, como habréis comprobado esta semana, hemos vuelto a apostar por nuestras Criaturas Salvajes Nacionales, oséase, seguimos usando y abusando de nuestra siempre bien acogida sección ‘Spanish Bombs’. El lunes, Mr. B que es un tipo avispado y muy pillo él, nos volvió a sorprender con un Spanish en versión ‘Versus Salvaje’ aprovechando la nueva sangre rockabilly y doo wop de la barcelonesa LITTLE MARTHA compartiendo banda (The Truckstoppers) y sello (Atomic Records) con la otra CxS en el cuadrilátero ‘salvaje’, la inglesa HEIDI PEARL CHANDLER. Huelga decir que han sido ambas un gozoso descubrimiento para mí.

Es viernes y me toca. La Spanish Bombs elegida es una habitual en mi blog personal, ‘Pupilo Dilatado’ y en esta casa, os hablo de la hispanoinglesa nacida en Castellón de La Plana, NADIA SHEIKH, que se estrenó en ‘el blog prohibido’ en 2016 con su primer E.P. cuando todavía estábamos ‘en pañales’, se presentó por primera vez en esta website justo semanas antes de que el confinamiento en marzo de 2020 lo jodiese todo con su segundo E.P. y es ahora, casi dos años después de todo aquello, cuando vuelve a coronarse con sus nuevas composiciones en 7”…

La cantante (de nacionalidad española/inglesa y sangre hindú) y compositora comenzó a hacer sus pinitos en la música con 12 años. A partir de agarrarse a aquella guitarra olvidada en un armario y con el apoyo incondicional de su tío, inició su pasión por la música empezando a desarrollarla en su etapa en el instituto cantando, componiendo sus propios temas y aprendiendo piano. La cosa no había hecho más que empezar pues consigue ganar premios (2ª en “La Pirámide de la Fama”, 1ª en el Mad Sound organizado por EMI, etc…) y esto le pone en contacto con el prestigioso productor, Nigel Walker (O’Funk’Killo, M-Clan, Sexy Sadie, El Canto del Loco,…) presentándosele tiempo más tarde la opción de grabar  en Madrid su primer E.P. titulado 50 Feet (2013). Es una destacable Opera Prima, con melodías muy conseguidas pero, quizás para mi gusto, demasiado meloso en algún momento con arreglos 80’s en sintes que me descuadraron un poquito con el potencial Indie Rock que un servidor sabía que nuestra protagonista llevaba dentro.

La oportunidad de aprovechar una beca en el Stanford Jazz Workshop (Universidad de Stanford, San Francisco) en 2012 para, un año después, tomar la acertada decisión de pasar una temporada en Londres, le abre horizontes y perspectiva permitiéndole estar cerca del verdadero cotarro musical (es conocida su relación con The Strypes y actualmente con Stereophonics) absorviendo como una esponja la efervescente siempre escena londinense y aprendiendo cómo funciona esto del show business musical en todos los aspectos, tantos en los buenos como en los no tanto…

Cuatro años después y afincada definitivamente en la gran urbe inglesa, en 2016, llega “Nº 24”, auténtico punto de partida de la nueva etapa musical para Nadia, pues se nota que aquí ya había una banda de verdad que empieza a descubrir su sonido y compenetrarse sonando mucho más orgánica y natural. A Nadia se le han añadido músicos muy jóvenes (compañeros de clase universitarios) también como George Capon (guitar), Rowan Davies (bass) y George Gardiner (drums) además de contar en aquel momento con la ayuda de, ni más ni menos, Danny Schogger (productor de Sam Brown y teclista de Debbie Harry y Amaral).

La Sheikh cambió ligeramente su registro vocal añadiendo más matices, haciéndolo más sugerente, de hecho me recuerda mucho a la fragilidad y la sensualidad de voces como Skye Edwards (Morcheeba) y Beth Gibbons (Portishead), incluso P.J. Harvey cuando se muestra ‘indie’ y esto, egoistamente hablando, ya es un punto muy a su favor porque adoro la forma de cantar de estas tres artistas. De ésta nueva ‘disciplina’ salen temazos como el acojonante “Flip The Coin” (2017) que me voló la cabeza en su momento con cierto acercamiento incluso a los Depeche Mode de Ultra (1997), o la fragilidad y afectación del oscuro “Going Down” (2018) en donde Nadia sacaba a relucir sus demonios personales y su ‘bad moments’ en la urbe londinense…

Se vienen movimientos importantes en el seno de la banda. En algún momento entre 2018 y 2019 George Capon abandona el barco y la inclusión del italiano Lorenzo Passarella como guitarra solista acaba de cerrar el círculo insuflando a la banda una más que notable clase y carácter con unos punteos y ‘solos’ que claramente suben el proyecto Nadia Sheikh a un nivel superior.

2019 es el año de mayor actividad de la banda pues a parte de su constante actividad de directo en el circuito de clubs ingleses y sus regulares mini-giras por España, tienen la oportunidad de empezar a tocar en festivales como Isle Of Wight en 2018 y 2019, cumplir el sueño de tocar en el mismísimo FIB ’18 de Benicàssim (allí empezó todo hace muchos años viendo a Noel Gallagher…), así como apariciones esporádicas ya en diversos programas culturales en Inglaterra. A principio de 2020 y gracias a estar en estrecha colaboración compositiva con el batería de Stereophonics, la castellonense, George, Rowan y Lorenzo tuvieron una de las oportunidades de sus vidas abriendo para la banda de Kelly Jones en su tour europeo de 19 fechas que les llevó  por UK (Leeds y Liverpool), Francia, España, Suiza, Alemania, Holanda, Italia y Luxemburgo. Trenes como éste sólo pasan una vez en la vida y la Sheikh y los suyos se subieron a él en Primera Clase…

Días después de finalizar la gira y con su segundo E.P., Everybody Hears But No One’s Listening (2020),  recién salido del horno a finales de aquel febrero del 20′, el mundo se paralizó por lo que ya sabéis y la Sheikh (cuando pudo hacerlo) se refugió con los suyos volviendo a España ‘a encerrarse’ no sólo por las restricciones sino también en sí misma y reflexionar…

Como os contaba, el flamante nuevo E.P. de Nadia Sheikh fue la compilación de los cuatro  singles de 2019 de la castellonense más un tema nuevo. Tras los controles, de nuevo  Nigel Walker e intuyendo también esa colaboración con Jamie Morrison (Stereophonics). Un singelazo tan epatante y ultra-pegadizo como “Toxic” ya bien merecía la compra del disco…

… Pero es que “Get Away” la acerca claramente a los dominios vocales y actitud de la P.J. Harvey 90’s, con guitarras ardientes, ásperas pero sin perder el norte melódico. “Are You On” proponía powerpop cinco estrellas, “Break Free” fue un tema que no salía de mi cabeza, en el que todo encaja. Todo. En el final, “The Wire” es un tema en solitario a piano y registrado en directo por Nadia en los Rockaway Studios. La artista se desnuda mostrando su adoración por grandes como Lennon y Elton John pero también por ídolos reconocidos por ella como Noel Gallagher y Adele. ‘No os limitéis a oir, daos el privilegio de escuchar’

En aquel tiempo pandémico y de apocalipsis entre marzo de 2020 y principios de 2021,  Nadia no paró en redes sociales dando mini-conciertos acústicos defendiendo sus propias canciones, ‘bolos’ caseros con covers requeridas por sus fans, dando entrevistas, etc,… en fin, manteniendo su pasión por la música y su marca ‘vivita y coleando’. La Sheikh no se iba a rendir y no iba a perder de ningún modo ese tren pre-Covid al que se había subido a pesar del brutal sesgo al sector cultural por culpa de las restricciones…

¿Observáis la foto?, por no enrollarme en demasía, Lorenzo Pasarella abandona el barco en estos momentos de parón dedicándose a otros proyectos, no problem, la Sheikh asume la guitarra solista y trabaja más que nunca en punteos y solos para lo que está por venir. Los siempre fieles, Rowan Davies (bass) y George Gardiner (drums), siguen cubriéndole sus espaldas con la convicción y determinación de siempre.

Y bien, ha llegado la hora de mostrar el nuevo material que ha salido inspirado de estos tiempos difíciles e ‘indefinidos’ que nos ha tocado vivir a todos. Era obvio que los cambios sociales, de relación e interacción personal, etc,.. iban a tener mucho peso en letras y música y así ha sido, Undefined (2021), es su disco más vulnerable, nostálgico, triste y desencantado en muchos sentidos. El trabajo ha contado tras los controles con Shaw (Lady Gaga, Foals, Florence and the Machine,…) y la masterización por el mismo Shaw y John Davis (The Killers, Dua Lipa,…) siendo registrado en los 123 Studios de Londres.

Para empezar con mis impresiones, el Indie Rock de guitarras chirriantes y chisposas practicamente han desaparecido del mapa y son las melodías y las texturas oscuras, además de los llantos desde lo más profundo del alma, los que estructuran este EP de 4 canciones. Dos de ellas singles de adelanto (“IDWK” y “Love Is Undefined”) y otras dos composiciones nuevas, o no tanto, pues “Deep Waters” ya llevaba compuesta desde que tenía 16 años. “IDWK” me suena a medio camino entre la fluidez de Morcheeba y el dramatismo de Portishead, Nadia coge el peso en guitarras trazando un solazo cercano al mejor Matt Bellamy (Muse) que impresiona. Empezamos bien. “Love Is Undefined” es como una nana traicionera, tiene una calma tensa que me encanta con ese piano minimalista generando tensión. Una ‘murder ballad’ perfecta. “Deep Waters” es, en este momento, una obra de orfebrería oscura que me atrapa, con las emociones a flor de piel, presenciando las dificultades en la relación entre dos personas muy diferentes que están destinadas al fracaso. Arriba el corte final con “Golden” y vuelves a comprobar lo magnificamente bien que ha trabajado los juego vocales la Sheikh en todo el EP. Una canción con sombras, muchas sombras y quizás un halo de luz al final del túnel…

Llegamos a la ‘BOLA EXTRA’, Nadia se trabaja a la perfección el apartado visual y de promoción a través de videoclips y aquí os dejo una pequeña muestra más. No debéis perderos cómo se defiende encima de un escenario y la clase que desprende en dos cortes extraidos recientemente…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorLITTLE MARTHA/ HEIDI PEARL CHANDLER
Artículo siguienteThe Luv’d Ones