Jinjer

Una semana, la presente, decididos a imponer sonidos electrificados y duros aunque no exentos de melodía y fragilidad en determinados momentos. No lo hemos pretendido, pero esta semana hemos apostado por bandas del Este de Europa y Mr. B abrió fuego con THE BIG DEAL, un quinteto mixto de Melodic Rock y AOR encabezado a los bocales por las CxS’s Ana Nikolic y Nevena Brankovic. Su disco debut está haciendo estragos desde el sello Frontiers Music SRL, ahí lo dejo.

En lo que a mí respecta, he decidido contrastar esta semana el post de Mr. B con fuerza bruta y una virtuosísima técnica instrumental, además de realizar nuestro particular homenaje a los ucranianos en estos aciagos momentos. No sólo (erroneamente en mi opinión) va a ser Eurovision la que muestre su apoyo en estos momentos. Propongo entonces el rescate de una ucraniana que ya puso el ‘Blog Prohibido’ patas arriba literalmente en 2016 por la increible sorpresa que nos supuso descubrirla. Ponte todo tipo de protecciones porque la lluvia de rabia gutural y de hostias rífficas está a punto de explotarte en la mismísima cara con TATIANA SHMAYLYUK y su trepidante banda, JINJER…

Curiosamente, la géstación incial de la banda ocurrió sin Tatiana, en 2009. Ese primer año y subsiguientes, el combo ucraniano sufrió muchos cambios de formación hasta estabilizarse en 2015. Pero lo que a nosotros nos importa son los movimientos de la Shmaylyuk que pasó a formar parte de la banda en 2010 de forma casual y como sustituta eventual, pues en un principio tan sólo quiso echar un cable a sus amigos que se habían quedado sin cantante. Otra pieza clave en la banda fue la incorporación del guitarra Roman Ibramkhalilov casi al mismo tiempo que Tatiana. Las cosas empezaron a funcionar muy rápido y la química entre los ‘nuevos’ y los que ya estaban comenzó a dar sus frutos planteando un Groove Metalcore con mucho rollo progresivo pero también funk, reggae y math metal. Tatiana decidió profesionalizar esta aventurilla con todas sus fuerzas mentales, físicas y vocales planteando un rango vocal muy amplio en matices que poco a poco fue radicalizándose con imponentes guturales en contraposición a unas voces melódicas y ‘groovies’ que lo mismo ‘hip hopean’ o te encandilan con un timbre limpio y melodioso.

Un año después, en 2011, un nuevo bajista se une convirtiéndose en la pieza clave para que la popularidad de la banda se disparase. Eugene Aubdiukhanov, además de ser un virtuoso bajista a la altura de la desmesurada técnica de Roman, tenía madera de manager y desde el primer día en la banda se ocupó de promocionarla en todo tipo de plataformas, publicaciones, promotores, etc,… y así, poco tiempo después, la banda publicó su segundo E.P., Inhale, Do Not Breathe (2012), primero de nuestra Criatura con la banda y que les permite convertirse al año siguiente en la mejor banda de Metal en Ucrania…

Un prestigioso sello en su país decide apostar a tope por el cuarteto y les anima a editar el E.P. en formato L.P. completando con más temas. La propuesta es todo un éxito permitiéndoles vivir ya de su música y saliendo por primera vez de Ucrania y participando en festivales. A la banda se la empieza a clasificar como un híbrido de bandas como Pantera, Gojira, Arch Enemy, Lamb Of God, My Chemical Romance, etc,… aunque yo también veo claramente reminiscencias de System Of A Down e Incubus también por la mixtura de estilos y cierta cadencia de melodías cuando Tatiana apuesta por su timbre limpio acercándose también a Sandra Nasic (Guano Apes). En 2014 llega el disco que les hace explosionar a nivel internacional, Cloud Factory, explorando la parte más agresiva e incorporando por primera vez y de forma habitual ya esos tremebundos guturales como instrumento en los fraseos de la frontwoman. Napalm Records merodea a la banda con mucha intención de ficharla y no tardan en conseguirlo gracias a las siempre inteligentes gestiones del bajista Eugene…

Dos años después y ya con un presupuesto importante bajo el citado sello, llega King Of Everything (2016), un disco mucho más complejo instrumentalmente, Metal Progresivo, Hip Hop, Groove Metal, Death/Grindcore y, sí, la banda se aventura más que nunca en las construcciones Math Metal y Djent sin perder de vista pasajes melódicos y más ‘agradables’ dotando a sus temas de variedad y dinamismo sin caer en la linealidad del Death Metal. Aquí se encuentran grandes clásicos como el multipremiado “I Speak Astronomy”, “Pisces” y el tema por el que los conocí con el abrasivo y demoledor “Sit Stay Roll Over” con la banda poniendo toda la carne en el asador y con una Tatiana intratable a la voz…

El 2019 es un año muy prolífico en estudio para los ucranianos, a principios de año sacan un E.P. de cinco temas titulado Micro con más clásicos a añadir a su repertorio de directo caso de “Ape” o “Teacher Teacher” para culminar el año con su ‘extended version’, Macro (2019) sin repetir ningún tema del EP y dejando bien a las claras que la banda estaba dispuesta a mostrarse más sofisticada y con atmósferas menos virulentas. Más joyitas en su haber con pepinazos implacables Progressive Groove Metal en “On The Top” o “Pit Of Consciousness”…

Arribamos a 2021, pandemia mediante, siendo el reinado del último disco en estudio de la banda, Wallflowers… disco de confinamiento, de crisis colectivas e individuales, de cuestinamiento como raza humana… y eso que el conflicto Ucrania/Rusia estaba por llegar…

¿Y qué supone el nuevo disco en la carrera de la banda?… bueno, almenos en mi opinión, es un álbum en donde los contrastes rítmicos están más acentuados que nunca, la banda juega a crear atmósferas de todo tipo, desde las más opresivas y suicidas a las más oscuramente reflexivas jugando incluso con la psicodelia. Esto mismo ocurre con los virajes vocales de la Shmaylyuk, pues alterna unos guturales esquizoides más graves que nunca con unos fraseos líricos y melódicos muy bellos. De entre los más exterminadores yo destacaría el inicial “Call Me A Symbol”, el imponente “Colossus” y la brutalidad gutural y rítmica que suponen cortes como “Vortex” y “Mediator”. Pero el disco tiene otros detalles muy agradables como el acercamiento 90’s a Pantera Vs. Fear Factory en “Disclosure!” o también en el espídico “Copycat” que me vuelve loquísimo con esa esquizofrenia en estructuras. Para acabar, “Pearls and Swine”, “Sleep Of The Righteous” y “Wallflowers” son los cortes más tranquilitos del trabajo, composiciones en donde los ambientes se tornan más etéreos y la garganta de Tatiana explota su vertiente limpia y cristalina sin hacer desaparecer del todo a ‘la Bestia’ que lleva en sus cuerdas vocales.

Hemos llegado a la ‘BOLA EXTRA’… ¡¡¡Y lleva sorpresas!!!, tras uno de sus hitazos más suicidas, “Mediator”, disfrutaréis de la ultimísima actualidad de Tatiana en 2022 con dos jugosas e interesantes colaboraciones, caso de los interesantes clips con Lions At The Gate y Decapitated además de cerrar a lo grande con su concierto íntegro en el Hellfest 2021 en la localidad de Clisson, Francia, con una escenografía absolutamente a-lu-ci-nan-te…

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorThe Big Deal
Artículo siguienteMystery Actions