Shirley Manson

Mi turno para defender en Criaturas Salvajes una de las secciones a las que teníamos creando telarañas desde hacía mucho tiempo, la de CRIATURAS CLÁSICAS. Está claro que en esta website nos decantamos por las novedades, por ofrecer la más rabiosa actualidad de bandas tanto consagradas como noveles, el underground ‘Salvaje’ también es una mina de oro, de hecho tenemos muchas cositas reservadas ya para cuando le llegue el momento adecuado, pero toca mirar por el retrovisor y Bernardo de Andrés destapó una vez más su amor incondicional por los 80’s con las nunca suficientemente reivindicadas VIXEN. Un post completísimo y superdocumentado que nadie, absolutamente nadie debería perderse.

La Criatura Salvaje de hoy también es un ejemplo demoledor y rotundo del determinante papel de la mujer en la música, pero también de su actitud, sus convicciones y su militancia y compromiso para con ellas. Tenía unas ganas horribles de traerme a SHIRLEY MANSON y a GARBAGE a CxS y esta sección me ha brindado la oportunidad de hacerlo y de volver a recordar unos cuantos discos seminales de los 90’s y alguno de principios de siglo.

Comenzamos. Esta es la historia de una de las mujeres más inquietas e interesantes de la última década del S. XX. Shirley Manson nació para llamar la atención, nació para componer, cantar, interpretar, tocar cualquier instrumento que se le pusiese por delante, ser artista, provocadora, actriz e incluso modelo ‘influencer’ mucho antes de que este término existiese.

Irlandesa de nacimiento y con muchos traumas de niñez y juventud por el bullying que sufría por ser ‘pelirroja’ y ‘chiquitita’, muy pronto demuestra actitudes y aptitudes para la música, sobre todo con el piano y teclados que le permiten focalizar y desahogar su rabia y frustración. No tarda en tener un proyecto serio, Goodbye Mr. Mackenzie, liderada por Martin Metcalfe que le permite hacer sus primeros pinitos serios en una banda tanto a nivel interpretativo como compositivo en base a unos parámetros tipicamente New Wave 80’s.

Como imagino que habéis podido comprobar, el magnetismo de la Manson ya era tremendo, incluso por momentos eclipsaba en imagen y voz a Martin. La banda se forma en 1981 publicando cuatro discos de estudio a finales de los 80’s y principios de los 90’s. Es en 1993 cuando la discográfica de la banda, decide dejar de prestar atención a los McKenzie (sacarían su último disco tres años después, ya sin ella) apostando claramente por un proyecto en solitario de nuestra Criatura, así nace el proyecto Gothic Rock y siniestro de Shirley llamado Angelfish (1997). El álbum, a pesar de ciertas irregularidades, es un buen ejercicio en solitario que experimenta con los The Cult de Love, Sister Of Mercy y Bauhaus…

Precisamente este video fue el que dió a conocer al mundo a la pelirroja, recuerdo perfectamente visionarlo en aquel Headbanger’s Ball de Vanessa Warwick al igual que hizo el productor Steve Marker que ya andaba junto a Butch Vig y Duke Erikson madurando un proyecto de Indie Pop y Rock Alternativo cuyo nombre ya conoce todo el mundo, GARBAGE. Como os decía, Steve lo tuvo que flipar con la de Edinburgo pues el mismísimo Vig la llamó de inmediato para audicionarla como cantante. No salió a la primera pero en una segunda prueba consiguió el prestigioso puesto demostrando en tiempo record sus aptitudes tanto vocales, personalidad carismática y capacidad compositiva pues co-escribió el disco junto a sus ‘maduritos’ compañeros logrando un hito en la historia del Indie Pop pues Garbage (1995) soprendió al mundo vendiendo discos como churros y colocando en lo más alto seis singles: “Vow”, “Only Happy When Its Rain”, “Stupid Girl”, “Queer”, “Supervixen” y “Milk”. Ahí es nada…

La popularidad de la banda se dispara hasta límites insospechados, la mezcla entre electro pop, grunge, indie, industrial y rock alternativo funciona a las mil maravillas demostrando en directo una frescura inusitada en plena decadencia del Grunge y la llegada del Brit Pop y el Nu Metal.

Tres años después llegaría el difícil segundo disco tras un pelotazo tan cojonudo. La presión que pudiese sentir Shirley debía ser máxima pero, lejos de amilanarse y asustarse con el éxito, se crece todavía más. Version 2.0 (2008) iguala, como mínimo, el debut ofreciendo un disco menos ‘grungy’ e indie y sí mucho más industrial y electro pop con otra colección de canciones imbatible con singelazos como mi canción favorita, “I Think I’m Paranoid”, la perfecta simbiosis de Pop cabreado, ritmos industriales y Blondie, pero también “Push It”, “Special”, “When I Grow Up”. En éste, la Manson ya se convirtió en la compositora principal demostrando a propios y extraños que no era tan sólo la cara bonita, deseable y visible de la banda, vamos que Butch Vig, Steve y Duke no cortaban el bacalao si nuestra Criatura no lo deseaba…

Qué maravilla de videoclip, pero mucho más de canción queridas lectoras/es…

Las ventas no fueron tan inmediatas pero el Platino no se lo arrebató nadie. También fueron nominados a varios premios, incluidos los Grammy ’98. Fue su momento de popularidad máxima y de reconocimiento tanto de público como de crítica. Garbage competía de igual a igual con Oasis, Limp Bizkit y Nine Inch Nails sin amilanarse lo más mínimo… e incluso siendo elegidos para representar a James Bond en la decimonovela peli de la franquicia con la sofisticada y orquestal “The World Is Not Enough” en 1999…

El peso de la fama y el desgaste de las giras se empiezan a notar, aún así, la banda lanza en 2001 su disco más arriesgado y, a mi juicio, el que más investiga en una de las pasiones musicales de Shirley, es decir, la música bubblegum 60’s en una colección de temas ‘blanditos’ y edulcorados, los guitarrazos industriales desaparecen, los loops y la electrónica decrece en favor de la melodía. No es un mal disco pero su cara ‘B’ flojeaba por momentos proponiendo mucho medio tiempo para mi gusto. Si a esto le sumamos que las ventas no acompañan, tenemos en 2003 la primera crisis seria de la banda, su primer replanteo de separación y cada uno a lo suyo. Quizás esto sirvió de acicate a la banda pues volvió más furiosa que nunca y más comprometidamente política con su disco Bleed Like Me (2005) que me parece jodidamente bueno, su disco más crudo, el más Hard Rock de toda su discografía y en el que la Manson escupía sobre la administración Bush y su falsa y extremada doble moral con pelotazos zomo “Why Do You Love Me”, “Boys Wanna Fight” o “Sex Is Not The Enemy”…

A pesar de que la banda volvió a coger fuelle comercial y las ventas volvieron a ser generosas, la banda necesitaba darse un descanso, replantearse su futuro o, simplemente, respirar de toda la maquinaria Garbage por lo que, a pesar de que nunca llegaron a hacerlo oficial, la banda se separa indefinidamente. El culo inquieto de Shirley se puso a componer de inmediato en 2006 para su primer disco en solitario pero la discográfica se niega a publicarlo por considerarlo demasiado oscuro y el trabajo acabó ‘fenecido y enterrado’. A pesar de ello, seguirá con multitud de proyectos y colaboraciones puntuales, entre ellas con gente de la talla de David Bowie, Talking Heads o Debbie Harry, su mayor influencia. Incluso hace sus pinitos en la pequeña pantalla en 2008 para hacer de Terminator en la 2ª temporada de la serie ‘Terminator: The Sarah Connor Chronicles”.

Cinco años después, en 2010, la tensión ha desaparecido por completo y los cuatro colegas vuelven a juntarse para componer sin ningún tipo de atadura o presión, simplemente por el hecho de volver a recordar la vieja magia y es cuando les sale Not Your Kind Of People (2012) en sesiones muy dilatadas en el tiempo al marcarse como pauta componer y juntarse sin fechas ni presiones discográficas. Es el disco que menos me gusta de la banda, aprecio esa relajación y ese volver a ser amigos y eso, pero es un disco muy disperso e irregular y con momentos muy flojitos. No es el caso de “Blood For Poppies”…

La banda ha cogido confianza, la maquinaria vuelve a reactivarse poco a poco y mientras todo se pone a punto se suceden colaboraciones como ésta…

O como ésta…

¡O como ésta!!!!…

Cuatro años después nos llega Strange Little Birds (2016), un trabajo honesto para con su discografía anterior, tirando mucho de atmósferas 70’s y 80’s siniestras, muy New Wave oscuro e industrial combinado con la típica dulzura madura y reflexiva de sus medios tiempos. A pesar de ello, es un muy buen disco, no hay temas de relleno aunque no esté a la altura de los dos primeros y de Bleed Like Me y contiene temazos como “Empty” y “Magnetized” que siguen manteniendo un punch importante…

El Record Store Day seguía dando sus frutos en el cancionero Garbage. Esta vez escupiendo odio hacia la administración Trump. Temazo!!!…

Y bien, iremos acabando ya. El último movimiento de nuestra protagonista vuelve a ser en el marco del Record Store Day con un nuevo single, “Destroying Angels”, y colaboraciones estupendas como John Doe y Exene Cervenka de la banda punk X en un tema oscuro y melancólico…

En su cara ‘B’ tenemos una sentida cover del “Starman” Bowiano en donde la Manson vuelve a cantar a las mil maravillas.

La actualidad de la banda ha vuelto a reactivarse con este single ya que Shirley ha declarado que ya tienen muchos temas preparados para la entrada en abril de este año en el estudio y tener un nuevo disco, al parecer, para finales de este 2019. Y hasta aquí os puedo contar, mi admiración por Shirley Manson sigue estando como el primer día, una tía real, visceral, extravagante, frágil, creativa, alejada de falsas poses y con una fuerza visual y vocal que ha servido para muchas mujeres que vinieron después y que la tienen en un altar por su actitud ante la vida y su pensamiento crítico para con el mundo machista, la ecología, la sociedad y las relaciones personales más intensas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorNatasha
Artículo siguienteCharlotte Kemp Muhl