The Dollyrots

De nuevo con vosotr@s fieles a la cita con Criaturas Salvajes de final de semana. Mr. B, oséase, nuestro singular, camaleónico y sinpar Bernardo de Andrés se desmarcó el pasado lunes de las ‘marcas’ apocalípticas e industriales de la semana anterior y propuso a una banda fresca a medio camino entre el punk old school y el sonido ‘acedeciano’ como los IGEL Vs SHARK y su CxS JULE LORUNSER. Todo un descubrimiento de disco (y de personas pues no tardaron en difundir en redes y ponerse en contacto con nosotros mostrándose muy agradecidos y cercanos).

Este viernes también un servidor da un giro de 180º a las oscuras densidades stoner doom de la semana pasada para dejarnos imbuir por instantáneas y luminosas melodías y azúcar punk a toneladas, por fin una CxS como KELLY ODGEN tenía que tener su merecido lugar por estos lares, por fin una banda tan irresistible como THE DOLLYROTS va a dejar su rastro…

La pareja protagonista (artística y sentimentalmente) que nos ocupa hoy, Kelly Odgen (vocals, bass) y Luis Cabezas (guitar, background vocals) se conocieron en Florida a finales de los 90’s en sus últimos años de High School. Formados como cuarteto en un primigenio combo llamado No Chef y todavía sin Kelly como frontwoman, sus primeros pasos ya estaban encaminados a producir melodías infecciosas y guitarrazos todavía más punk pop que pop punk. Bandas como Pixies, Ramones, Buzzcocks o Green Day fueron los pilares de su proceso de maduración compositiva y en directo.

Los cambios siempre son buenos si se tienen objetivos muy marcados y la ambición bien enfocada así que Kelly y Luis toman el liderazgo absoluto ya bajo el nombre de The Dollyrots, con nuestra CxS pasándose al bajo y a la voz principal y convirtiéndose ya para siempre en un power trío. La banda abandona Florida y realiza un reveleador viaje iniciático hacia el Oeste recalando definitivamente en Los Angeles en donde establecerían su base de operaciones punk registrando de forma casera y en tiempo record su EP debut, Feed Me Pet Me (2003) que les permite darse a conocer en los escenarios californianos. Practicamente solapado a su EP lanzan unos meses después su primer LP, Eat Your Heart Out (2004) formando parte de varios tramos del Warped Tour y siendo por primera y única vez en su carrera dos mujeres con la incorporación a los parches de Amy Wood.

La suerte llama a su puerta pues la mismísima Joan Jett se declara fan a muerte de The Dollyrots y ella misma se pone en contacto con ellos para ficharlos para su sello Blackheart. Publican su primer pelotazo azucarado en condiciones con el muy recomendable Because, I’m Awesome (2007). Escuchado el disco, experimentan muy mucho con su venazo Pixies/The Breeders entre medias de guitarrazos catchys y melodías que ya dejan entrever su adoración por el bubblegum 60’s caso de “This Crush”Su tirón comercial y accesible hacen mella en la industria y comienzan sus interminables colaboraciones en series, pelis y múltiples spots publicitarios de los que yo destacaría el tema “Because, I’m Awesome” aparecido en múltiples formatos en pantalla y la excelente cover de “Bad Reputation” de la Jett para las pelis Endless Bummer, Easy A y Barely Lethal.

Más discos van ampliando la discografía de la banda con Odgen y su maridito Cabezas tocando todos los intrumentos y haciendo sus primeros pinitos como productores, ahí están discos de picantón pop punk ya como A Little Mess Up (2010), el homónimo The Dollyrots (2012) con el primer hijo de Kelly y Cabezas en camino, Barefoot and Pregnant (2014) (cómo no…). Discos acústicos, maternidad y paternidad y discos en directo alimentan el hambre de los fans mientras se reajustan familiarmente, eso sí, sin dejar de tocar y re-alimentar a la banda de ‘las muñecas podridas’.

2017 trae bajo el brazo dos nuevos proyectos importantes más, otro hijo y nuevo álbum, Whiplash Splash (2017). El disco me parece espectacular, con unos contrastes brutales entre su pop punk de algodón de azúcar “Just Because I’m Blonde”, algún coqueteo con el hardcore “City Of Angels” y el pop más melosón en “Jump Start This Heart” y el bubblegum de “Other Trucker”. Nada queda ya del sonido low fi de Pixies, Breeders & Cia. Gran cover del “Walking On Sunshine” de Katrina & The Waves.

Odgen y Cabezas siempre están creando y componiendo, con sus hijos alrededor o sin ellos, con la firmeza de creer en ellos y en sus cristalinas melodías y sus riffs punkys saltarines así que dos años después nos llega Daydream Explosion (2019), su disco más claramente enfocado hacia el powerpop y cimentado en el sonido de las all girl bands de los 60’s y el pop más retro sin perder el nervio punk. Vamos que podríamos estar delante de un híbrido entre The Muffs, No Doubt, Bangles, Green Day o la deliciosa Cindy Lauper. Como es costumbre en la parejita, el disco se consume más rápido que un bol de palomitas XXL, sus canciones te arrollan con una oleada de azúcar eléctrico sobrado de singles super-mega-hiper adictivos como “Animal”, “Everything”, “Last One On Earth” con Cabezas doblando voces o el cachondón “I Know How To Party”. Como os decía, el bubblegum y el pop es lo que más predomina e “In Your Face”, el algodonado “Naked” o “Watching The Storm Go By” tirando del chicle 60’s son momentos muy chulos. Para acabar, un corte como “Flippy In My Red Dress” refresca su cancionero con esos aires oscurillos rockabillys que te podrán recordar a Imelda May y a los No Doubt de Gwen Stefany.

Te dejo sobradamente preparado para la Oleada de Azúcar que te está esperando en una ‘BOLA EXTRA’ que está compuesta en su totalidad con los dulces pildorazos en formato videoclip de su último disco. GO!, SUGAR, GO!!!…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorIgel Vs Shark
Artículo siguienteThe Droogettes