Hell Bruizes

Continuamos la senda ‘Salvaje’ porque nos da la gana, como dijo ‘El Pequeño Dragón’: “Escoge el Camino como No Camino y el No Camino como Camino”. Seguimos a la nuestra, ampliando sin prisa pero sin pausa el mundo artístico de nuestras mujeres en el Rock’N’Roll. Somos cabezones, lo vamos a seguir siendo y vamos a seguir resistiendo los embustes y envites de ‘usar/tirar’ de las redes sociales aunque tengamos que caer en ellas para llegar a más lectores. Mi amigo y camarada, Bernardo de Andrés, rebajó la tensión ‘gutural’ y extrema de la semana pasada trayéndose a la pareja artística VOLK con la CxS ELEOT REICH, una inmejorable mezcolanza asilvestrada de folk country y cow punk que, una vez más, volvió a volarme la cabeza. Cómo quiero al señor de la ‘B’, os lo aseguro!.

Me llega el turno con una banda relativamente nueva, llegada desde el corazón de Rusia, Moscú, y que atiende al nombre de HELL BRUIZES (de la Criatura, me volveréis a perdonar, en redes sociales no sueltan perla sobre sus nombres y en no controlo el ruso en la web por lo que seguiremos con la incógnita sobre su nombre…). Si hacéis un poquito de memoria, ya se pasaron por aquí a comienzos del verano de 2018 y dejé bien apuntalado que están llamados a derretir la bastísima extensión eternamente helada de semejante país…¡¡¡pero también del mundo entero!!!. Aquí abajo los tienes…

Hell Bruizes ya os digo que son el secreto mejor guardado de toda Rusia, así de rotundo y preciso me posiciono. El formato powertrio les va que ni pintado a estos ‘Infierno que golpea’, no hay huecos, no existen fisuras, suenan compactos y demoledores, muuuuuuy sexys y obsesionantes desde su primer tema, “Honey”, que formaba parte de su E.P. de debut de 2017 y que titularon como Harsh.

Ella, a la izquierda de la imagen superior, nuestra Criatura, nuestra ‘incognita Criaturil’, frontwoman rotunda venida de su antiguo proyecto, Blacksheep (sólo a las voces), y con un bajo absolutamente monolítico y musculoso 100%, el guaperas del centro que parece un clono de Billy Corgan época Gish y Val Kilmer (Compruébese en el último clip de la ‘BOLA EXTRA’) es el guitarra, con unos punteos que demuestran el calado bluesero y desert rock que tiene el combo moscovita, el ‘coletas’ de la derecha otro que tal, perfecto complemento en la base rítmica para nuestra protagonista con unos aporreos absolutamente bestiales poniendo toda la carne en el asador y más. En fin, que si no intuyes por donde van los tiros te diré que esto es Stoner Blues Rock de 18 kilates con cierta coraza Indie Rock que lo mismo te recordará por momentos a los Kyuss más cachondos, a Rival Sons y a Jack White y, joder!, cómo no! a Zeppelin. Por situaros en términos criaturiles, están muy cerca de la Dorothy del debut y de los excelsos Black Mirrors de la ‘Funky Queen’ Marcella Di Troia, ambas obviamente descendientes de la diosa JOPLIN. Nuestra CxS también la ama y aquí se nota…

Tuvieron que darse cuenta de su potencial cuando poco más de un año después, los mismos cuatro temas del E.P. pasan a formar parte de un LP en toda regla de título On Your Knees (2018) en el que mejoran ostensiblemente en composición, imagen y pegada instrumental y melódica. El disco está al mismo nivel, ¡si no mejor! que lo apuntado hace un año, un disco infeccioso, sexy y adictivo hasta decir basta, desbocado en muchos momentos como a mí me gusta y sin ningún puto bajón, blues rock con un sobredosis potentísima de fuzz, de hecho “Halts” es desierto y desierto es “Halts”. Nada más que objetar. Tampoco quieren dejar de lado cierta actitud punkarra y sucia y algún que otro acercamiento al action rock y el rock’n’roll de rebabas Detroit caso del temazo que cierra el debut, “Burnlaw”. Una Opera Prima de tomo y lomo en la que también cuidan más su imagen y estética llevando ella ropajes y complementos de tigresa y el guitarra cuidando su imagen, quizás derivativa de Scott Holiday (Rival Sons)

 

Sus presentaciones por las mejores plazas de Rusia se empiezan a suceder con regularidad, incluso prueban suerte en Alemania y algún país de Escandinavia que ahora mismo no recuerdo. En festivales ya se codean con gente de primera línea y su seguridad encima de un escenario acaba por pulirse al completo. Están ya preparados para ofrecer otra colección de canciones que amplíen repertorio y sacien el deseo de muchos de nosotros que nos convertirmos en incondicionales con On Your Knees (2018).

Os tengo que confesar que Gasoline (2020), el nuevo E.P. de Hell Bruizes, es el primer disco que reseño en el presente año. Todo un honor hacerlo si por el camino he disfrutado de lo lindo con unas cuantas escuchas encendidas. ¿Y qué puedo decir para empezar?, pues que lo tengo más que claro, la pelirroja CxS y sus dos secuaces han rebajado claramente la ‘aridez’ stoner, la distorsión fuzz y la suciedad Detroit por un decantamiento más bluesy e indie rock sin perder en ningún momento su esencia. Si su LP anterior era claramente Stoner Blues, éste es más Blues Stoner, más Dorothy y Brant Bjork que el anterior que era más Kyuss, nirvanero y Stooges. Los dos primeros cortes, “Poisoned Wine” y su triunfador “Apple Pie” (joder, joder con esos ‘huah’s’!!!) son una animalada a medio camino entre Jack White, Rival Sons y Wolfmother, intensidad sónica, decibelios, sin desierto, eso sí, pero igualmente certeros y dulcemente ‘dañinos’. Querida Dorothy, si leyeses ésto, vete espabilando de tu viaje ‘marihuanero’ y psicodélico porque tienes una seria competidora… Arriba “Gasoline” y el obsesivo blues se hace con el control en la primera parte de la composición. ELLA te seduce, te erotiza con sus fraseos, al igual que los punteos sexys de guitarra y el acompañamiento rítmico que acaban explosionando en un sudoroso y orgásmico final. “Almos There” quizás sea su tema más alternativo rock, el más indie y el que más arriesga a sabiendas de lo que la banda ofreció en anteriores entregas. No pasa nada, continúa la intensidad y la seducción vocal e intrumental. El E.P. (¿por qué sólo un E.P.???), finaliza con otro gemazo desert blues, el más cercano al Rancho de la Luna, ese en el que ‘come, vive y caga’ Brant Bjork. Una composición hipnótica, de claro magnetismo árido pero sin abusar del fuzz. Qué bueno es acabar así un disco madre mía, ‘flotando’, dejándote llevar por las texturas sonoras, los cambios de ritmo y los fraseos, gemidos y giros vocales de nuestra protagonista. Una gozada…

Concluyo. Un disco que sé que escucharás una y mil veces, un rosco que no para de incitarte a que lo desees, a que lo poseas y saborees sin descanso… 

Y sí, ha llegado la hora de la ‘BOLA EXTRA’ pues te vas a volver a dar cuenta que los Hell Bruizes tienen eso que los hace irresistibles, esa magia que posee tu alma sin remedio y la pervierte para siempre…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorVita Imana VS [In Mute]
Artículo siguienteTina Weymouth