In This Moment

Es Viernes Santo y, bueno, así como quien no quiere la cosa, la CRIATURA SALVAJE que os propongo hoy viene a recrear el imaginario religioso y espiritual de estos días, eso sí, visto siempre a través del ‘lado más oscuro de la fuerza’ y con un planteamiento estético, lirico y musical muy alejado de ‘pasos cristianos’ y ‘pasiones a pie de cruz’. Pero no nos adelantemos, mi partner-camarada, el ‘workaholic’ nato del noroeste de la Piel de Toro, comenzó la semana con fuerza grunge de retazos hard rock, incluso pop, con las CxS’s MARISA RODRÍGUEZ y SOPHIE LLOYD, auténticos pilares de una banda en pleno momento ascendente como son los MARISA AND THE MOTHS. Craso error si no se pasan por el post correspondiente, luego no nos digáis que no fuimos los primeros en descubríroslas…

De una banda emergente a una completamente consagrada y más en el competitivo y saturado mundo del metal con mujer al frente. Hoy toca el turno de volver a hacer un necesitado y obligado rescate desde aquel ‘blog prohibido’ que cerró puertas (muy a nuestro pesar) y que dejó buenísimos posts de presentación criaturil como el de la CxS que coronamos oficialmente hoy, una de las Capos de la ‘Cosa Nostra metálica’ que atiende al nombre de MARIA BRINK y que junto con su banda IN THIS MOMENT se pasean hoy por aquí para presentarnos su reciente lanzamiento discográfico de hace tan sólo dos semanas y que lleva por nombre Mother (2020). Prepara tus crucifijos invertidos, ponte tus mejores galas para ser poseid@ y ves ojeando la Biblia Satánica de Anton Szandor LaVey

Para empezar, podríamos decir que Maria Brink es In This Moment e In This Moment es Maria Brink y eso en buena parte es completamente cierto, aunque no del todo, la Brink es cierto que manda en lírica, concepto y estética musical y melodías, además de ser la IMAGEN de la banda, pero su mano derecha y único integrante original desde el principio, el guitarrista Chris Howorth, lleva casi todo el peso musical en tanto en cuanto riffs, programaciones. Gestados en 2005 en un barrio de la periferia norte de L.A., North Hollywood, cuando la cantante y el guitarrista fueron presentados por varios amigos comunes, muy pronto se ponen a trabajar para dar forma y concepto a sus primeras composiciones que dejan reflejadas en la ‘demo’ In This Moment (2005). Los géneros en donde se empieza a desplegar nuestra protagonista no son otros que el metalcore, el hard rock y el heavy metal con mucha melodía vocal limpia a cargo de la Brink en contraposición a los alaridos y guturales que poco a poco va incorporando en sus dos primeros discos, Beautiful Tragedy (2007) y The Dream (2008)

Como os iréis dando cuenta a lo largo del post, la banda nunca ha escatimado en medios visuales y su producción de videoclips ha sido fundamental tanto para promocionarse y llegar a más público como para apreciar su evolución compositiva, musical y estética. Ya en The Dream comienzan a explotar esto de incluir versiones en sus discos no sin cierto atisbo de querencia pop. Aquí una prueba de ello con la cover de Blondie, “Call Me”

En 2010 sacan A Star-Crossed Wasteland su album más pesado hasta el momento, con un claro incremento en la oscuridad de temáticas y sonido pero, por el contrario un disco que comienza a tener una repercusión a lo grande que les da la oportunidad de darse a conocer en festivales. Pero el verdadero empujón en popularidad no vendría hasta dos años después con la publicación de Blood (2012) en donde Maria Brink decide modernizar más que nunca el sonido de In This Moment incluyendo sintetizadores dark wave, arreglos electrónicos y metal pop, así como la inclusión de atmósferas góticas y claustrofóbicas sin dejar el metalcore (“Adrenalize”) que les van a acercar muy mucho a Marilyn Manson y Nine Inch Nails. Aquí tenéis el semi-rapeado “Whore” como muestra…

Dos años después llegará Black Widow (2014) que asienta y consolida las nuevas vías de expresión y sonido con temazos como “Bid Bad Wolf” o “Sex Metal Barbie” repletos de mala baba, pensamientos impuros y mucho, muuuuucho pecado de por medio. En estos momentos, la estética y el concepto son fundamentales tanto en videoclips como en directos acercándose también más que nunca, no sólo al Reverendo Manson sino también a la mismísima Lady Gaga. Otras dos sensacionales muestras aquí abajo…

Llegamos a 2017 con la publicación de Ritual, el álbum más vampírico y oscuro de toda la discografía de In This Moment, eso sí, no pierde la Brink la estrategia pop en ningún momento y su certero planteamiento en videoclips. Su disco más demoníaco también se podría decir con momentos soul infectos caso de “Oh Lord”, metal pop en “Black Wedding” (colaboración de Rob Halford), excelente versión de “In The Air Tonight” de Phil Collins y más discreta con el “Creep” de Radiohead, además de tener un ‘sospechoso’ atisbo de plagio del “Hurt” de Trent Reznor en su tema final, “Lay Your Gun Down”

Llegamos, por fin, a la actualidad, el 27 de marzo pasado Maria y Chris lanzan su séptimo álbum de estudio, Mother (2020). Nada nuevo bajo el sol, mejor dicho, nada nuevo entre ‘tinieblas’ pues la Brink sigue explotando su cuestionamiento religioso, su provocación cristiana y su provocador satanismo tanto en lo musical como en lo lírico y estético. Sus momentos ‘mansonianos’ siguen estando ahí, los loops y las programaciones industriales ‘reznonianas’ son predominantes más que nunca sobre las guitarras y, por qué no decirlo, el pop gótico y los medios tiempos con electrónica son el denominador común en cortes como “Mother”, “Legacy” o “Born In Flames”. No creo precipitarme al definir este disco como ‘El Disco POP de Maria Brink’ puesto que ella y nadia más que ella es la verdadera protagonista del álbum en todos los sentidos. Lo que no me hace gracia y me da que pensar es la inclusión de tanta cover, ¡tres en este disco!, con la excelente “Fly Like An Eagle” de la Steve Miller Band, la pretenciosa y de réditos comerciales “We Will Rock You” con Lzzy Hale (Halestorm) y Taylor Momsen (Pretty Reckless) que me parece bastante flojita con respecto a la original (además de no reconocer demasiado las voces de las tres ases criaturiles) y, bueno, la aceptable “Into Dust” de Mazzy Star poseida por la oscuridad y el goticismo de los angelinos. Los temás que más me molan son los más dinámicos y pesados caso de “In Bet-Ween”, el cañero “As Above So Bellow” con la base rítmica y las guitarras en primer plano y el industrial metal de “Hunting Grounds” con la colaboración de Joe Cotella de DED en un dueto vocal muy morboso y agresivo. Para concluir, Maria Brink sigue en la brecha, eso no se pone en duda; a buen seguro que cuando la pandemia pase sus directos van a seguir siendo brutales, con toda su parafernalia visual y escenográfica pero, no sé, se me queda un ‘deja vú’ con este disco recurriendo a la manida frase de ‘esto lo he escuchado ya antes’… Espero que me perdonen…

Sin más demora, os dejo con la ‘BOLA EXTRA’ prometida y en la que volveréis a comprobar el extremado cuidado de medios (y el derroche económico también) en sus realizaciones en formato videoclip así como un último video en donde veréis que la banda no repara tampoco en dólares a la hora de dar espectáculo encima de un escenario…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorMarisa And The Moths
Artículo siguienteThe Sunday Reeds