Hands Off Gretel

Un ‘viernes’ (en este caso se me ha hecho sábado ya…) más en CRIATURAS SALVAJES y un día menos para dar a nuestras CxS’s un pequeño descanso estival. Tal y como ya os hemos avanzado en varias ocasiones, que nadie se asuste porque os vamos a dejar bien entretenidos en agosto con una cosita muy chula que os estamos preparando y que no va a dejar a nadie indiferente. Pasemos a hacer siempre los honores a mi camarada y colega Bernardo de Andrés que volvió al redil de la fiereza criaturil después de unas semanas experimentando y enriqueciendo la web con cositas nuevas y jugosas. El lunes propuso a una pantera de armas tomar con AUDREY CAMPBELL y sus PLEASURE VENOM. Amig@, si te pone la fiereza de toda una Lisa Kekaula o la intensidad escénica y entrega de Liza Colby…¡¡¡ésta es tu banda!!!.

Llegados a este plomizo viernes por el Levante, me subo también al barco de la fiereza y la rabia de una banda que siempre he tenido pendiente coronar pero nunca veía el momento para hacerlo debido a otras prioridades y actualidad musical. Pero ahora sí, de hecho la tenía en la recámara para la semana pasada siendo sustituida por el ‘Vs.’ a cuatro esquinas de hace siete días así que, como os decía, ha llegado el momento de traeros a la apabullante y dotadísima compositora compulsiva LAUREN TATE y sus HANDS OFF GRETEL!!!!…

Para empezar, dejemos claro que los ingleses de Barnsley, South Yorkshire, son el proyecto ‘de grupo’ de nuestra protagonista, Lauren Tate, pues también lleva en paralelo una carrera en solitario que comenzó unos años antes que Hands Off Gretel. Su adicción a la música fue bastante precoz y en 2012/13, con quince años,  se pone en su habitación frente a la cámara facturando excelentes covers para Youtube demostrando su obsesión por bandas como The Distillers, Hole, Babes In Toyland, L7 o Nirvana. Ese año de 2013 lanza su primera colección de canciones como solista, The Bankrupt Sessions, que no es otra cosa que una recopilación de sus covers y primeras demos de temas propios grabados por ella misma…

En 2014 lanza su E.P. en solitario, My Reflection, en donde sigue puliendo composiciones propias y sonido pero necesita más proyección y pegada, necesita formar una banda en condiciones para mostrar su faceta más potente y encendida y un año después encuentra a tres frikis perfectos para la consecución de sus propósitos. Ella sigue llevando la batuta, ¡faltaría más!, pero la banda ya suena como ella desea y se ponen a componer temas exclusivamente como Hands Off Gretel ampliando estéticamente la gama cromática y acercándose al mundo circense y esquizoide de los clowns e incluso timidamente a la primera época de Marilyn Manson con aquel Portrait Of An American Family (1994). Burn The Beauty Queen (2016) es un producto claramente deudor de los 90’s, grunge punk y post-grunge de regustillo siniestro al que sólo se le puede achacar una producción que todavía no era perfecta pero que contiene temazos (y clipazos) como “Bad Egg” o “One Eyed Girl”…

Unos meses después y haciendo honor a su capacidad creativa compulsiva, lanza Bedroom Sessions (2016) que no es otra cosa que su inabarcable colección de rarezas y ‘demos’ que más tarde acabarían en discos y E.P’s posteriores grabados con una producción en condiciones. La TATE no deja de seguir la tradición de discos como Incesticide de Nirvana o la producción Lo-Fi de los Pixies a la hora de editar este tipo de lanzamientos.

La popularidad de la banda sube como la espuma, comienza a pegar fuerte en festivales y realizando sus propias giras tanto por UK como incluso ya por Yanquilandia pero Lauren no descuida ni por un momento su carrera en solitario publicando otro EP, ¡¡¡también en 2016!!!, Love Songs, en donde saca a relucir su faceta más íntima explorando estilos como el Americana, la Country Music o el Pop más softy que vuelven a demostrar su ‘workaholismo’ incesante.

Tres años pasan de giras, cambios de continentes (tienen su legión de ‘die hard fans’ fija ya en Japón) y madurez personal y compositiva que hacen que la Tate cambie la formación por completo en éste intervalo de tiempo metiendo a otra Criatura al bajo y coros como Becky Baldwin, Sean Bon a las guitarras y el siempre simpático y risueño Sam Hobbins a los parches. La formación definitiva de Hands Off Gretel se había cerrado…

Y como no podía ser de otra forma, año de nuevo disco con la banda que se combina con su primer LP en solitario titulado Songs For Sad Girls (2019) con otra buena colección de ‘intimidades’, sorpresitas y experimentos varios y momentos más relajaditos que se contraponen a la perfección con su disco eléctrico con la banda, I Want The World (2019). Clarisimamente es su disco más inspirado y con una producción potente y profesional al 200%, el pestuzo 90’s sigue ahí, con un look ‘Kinderwhore’ el de Lauren muy inspirado en Kat Bjelland o Courtney Love y una colección de canciones tremendamente potente y efectiva vasculando entre la melodía pop de No Doubt en cortes como “It’s My Fault”, “Freaks Like Us” o “My Friend Said” o el desgarro y la excesividad decadente de Marilyn Manson, Nirvana o Hole en trallazos punk y post-grunge como “Kiss Me Girl”, “S.A.S.S.”, el imbatible single “Alien” o el ‘Mansoniano’ “Milk”. Lo dicho, un discazo de tomo y lomo con 12 singles en potencia como el impresionante punkarrismo nirvanero de “I Want The World”…

Y bueno, llegamos a la actualidad en plena pandemia y acuciante crisis en el mundo de la cultura en general y la música en particular y Lauren Tate no se amilana lo más mínimo, de hecho nos viene más peleona y agresiva que nunca con un mini-EP de tres temas, The Angry (2020), en donde da rienda suelta a su visceralidad y odio más punkarra a medio camino entre la Brody Dalle (The Distillers) más encabronada y el Reverendo Manson más excesivo y suicida. La Tate se deja, literalmente, las cuerdas vocales en cada interpretación con esos kamikaces alaridos, el bajo de Becky suena cada vez más a Twiggy Ramirez y la atmósfera en general es realmente agobiante y distorsionada, como si nuestra protagonista estuviese ya hasta los ovarios de toda esta situación coronavírica. Y así están las cosas, Lauren acaba de publicar (como si de sus principios se tratase) una cover del “Territorial Pissings” de Nirvana que sigue la línea oscura y sodomizante del EP pero eso, la verdad, mejor os lo cuenta la ‘BOLA EXTRA’ que os tengo preparada justo aquí abajo…

  1. Está claro que Lauren es la esencial en la banda. Muy bien el cover que hizo como solista. Buen grupo que armó.
    El cambio de formación mejoró al grupo, con la incorporación de la bajista tan talentosa como bella, con carisma.
    El skate combina bien con el sonido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorPleasure Venom
Artículo siguienteThe Side Eyes