Ashes Collide

¡Ha llegado de nuevo el fin de semana Criatur@s! y como siempre es menester y placentera obligación me toca proponeros nueva Criatura Salvaje para seguir alimentando el ansia que, a buen seguro, sabemos que tenéis siempre ante un nuevo descubrimiento ‘criaturil’. Pero antes debo, como siempre, conminaros a que descubráis el artículo que abrió esta semana el ‘caza-Criaturas’ que es siempre mi camarada Bernardo de Andrés descubriéndonos a la nueva Joan Jett/Suzi Quatro con FRANKIE (la hija del mismísimo Gilby Clarke) AND THE STUDS.

Pasamos ahora a este viernes con una banda y CxS que se estrenan en esta website, sí, he de reconocer que quizás he querido buscar algo frío debido a las inclemencias del tiempo y la bajada de temperaturas encontrando a una banda muy ‘caliente’ musicalmente hablando pero que viene practicamente del frío siberiano. Hoy coronamos de todas todas, con la excusa de poseer ya su primer LP bajo el brazo, a los rusos ASHES COLLIDE y a la Criatura MARFA SAVCHENKO!!!…

Los ‘Cenizas Colapsando’ se forman en la primavera de 2015 por Nikita Frolov (guitar) y  Alexahder Colchin (drums). Sus gustos son parecidos pues son unos estudiosos y enamorados hasta las trancas del Rock & Metal alternativo de principios de siglo. Sus metas también son absolutamente idénticas, llegar a lo más alto y triunfar por Europa y, a ser posible, algún día llegar a girar por el pais de las estrellas y las barras. Con esqueletos de canciones ya maduras dan unos meses después y ya en 2016 con el otro 50% de la banda entrando en juego la crucial Marfa Savchenko (vocals, lyrics) y Roman Vtorov (bass)…

Las bases de su sonido quedan (casi) asentadas en muy poco tiempo y la banda se empasta y engrasa a la perfección lanzando en ese mismo 2016 un single debut, Ashes Collide, con dos temas en donde prueban cositas más clásicas en “Light Side” con harmónicas y rollito funk. En el segundo suenan descaradamente más modernos y es que “So Good” es la piedra angular sobre la que van a basar su futuro más inmediato teniendo como influencias claras a másters como Halestorm, Incubus, Papa Roach, los Cobra and the Lotus menos metaleros y los Pretty Reckless de Taylor Momsen.

La banda comienza a conectar bolos tanto en su San Petersburgo natal como en las ciudades rusas de alrededor y todo comienza a rodar con cierta rapidez pues a los nuevos temas que ya tienen compuestos en 2017 se les une la oportunidad de realizar varias giras por Finlandia y Estonia. La expansión global de Marfa y los suyos ya es una realidad y más con la publicación en 2018 de su EP debut, First Collide, en donde sigue ampliando su abanico de sonidos con cortes como “No Fear” muy ‘a la Rage Against The Machine/Incubus’ e incluso probando con teclados y electrónica y los otros cuatro temas de que se compone el disco…

Es obvio que su popularidad aumenta exponencialmente dejándose ver en muchos festivales e incluso haciendo sus primeras giras como teloneros (en una de ella abriendo para sus ídolos Halestorm) pero también en solitario con ‘sold outs’ declarados, sobre todo en su hometown, y no es para menos con una banda que factura increibles riffs groovies, harmonías y melodías ultra-catchy y teniendo a la Savchenko con esa versatilidad y poderío vocal que le caracteriza.

Hemos arrivado a la gran puesta de largo de los de San Petersburgo con su primer Long Play titulado Alarm Goes Off (2020) y ya os digo desde aquí que va a sonar muy fuerte en la escena alt rock & metal europea y yankee por su ambicioso sonido y certeras melodías. Un disco con efectivos e incisivos riffs, con un tracklist en el que cualquiera de los nueve temas podría ser un single y habiéndole perdido el miedo a mezclar electrónica y ambient con su rock alternativo S. XXI no podía fallar, han alcanzado el perfecto equilibrio entre la accesibilidad pop y el modern metal con esas líneas de teclados y bases electrónicas que le dan un toque muy personal a cortes como “Behind The Wall” o el excelso singelazo de “Little Door” que hasta suena indie por momentos. La banda suena más personal que nunca, muestra músculo cuando quiere en el inicial y exótico “Runaway”, juguetea con distintos tempos caso de “Alarm” y su declarada épica, te ofrece “Human” y su pegada metal del nuevo siglo o mete momentos gospel en “Everyday” para acabar con la sorpresa final, “Hometown”, dedicada a su ciudad en un corte de…¡¡¡14 minutos!!! con dos partes bien diferenciadas, la que sería ‘canción al uso’ en los tres primeros minutos a medio camino entre Morcheeba y los Depeche de Music For The Masses y los siguientes 11 minutos de experimentación Ambient.

En fin, como ya habéis podido comprobar, la banda no tiene desperdicio y está en un momento dulce y que necesita desarrollarse y explotar en directo para cuando toda esta locura vírica pase, de momento nos quedaremos con una ‘BOLA EXTRA’ de esas de ir abriendo boca, si os parece…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorFrankie and The Studs
Artículo siguienteDrama Dolls