Speed Of Light

Un viernes más con todos vosotr@s, un viernes más de placer y entretenimiento ‘Criaturil’. No está siendo esta semana una semana de sonidos oscuros y densos, de hecho, mi colega gallego y amigo en la distancia se trajo uno de estos combos ‘all girl band’ japos que tanto nos gustan y que, al parecer, vuelven a dar señales de vida, SLEEZ SISTERS, con un prometedor nuevo clip recién publicado que sirvió de base para el post que abrió la semana y que nos hizo la boca agua con esos bríos riot girl y garage punk ‘a la Stooges’. No os lo perdáis!!!.

Para mi opción de hoy, considero retomar una “sección” que nunca hemos catalogado como tal pero que sí es recurrente de vez en cuando, os hablo de las ‘Lolitas’. No se me entienda mal, pues esto no tiene nada que ver en términos sexuales (ni mucho menos) y sí en lo musical por la extremada juventud, no sólo de nuestra protagonista de hoy sino también de quienes la acompañan. Hoy deseo presentar en sociedad y con toda la fuerza del mundo a la jovencísima RILEY CLAIRE CHRISTENSEN con sus insultantemente imberbes SPEED OF LIGHT!!!…

Por la imagen y el video de presentación de este post ya os habréis dado cuenta de que nos enfrentamos a una banda teenager de todas todas pero… ¿a que no os habíais dado cuenta de que el powertrio de Santa Monica, California, son hermanos?…, así es, la banda está formada por los hermanos Christensen, oséase Riley C. (vocals, bass) de tan sólo 14 años, Cameron C. (guitar, vocals) de 17 y Tyler C. (drums, vocals) de 15. El impacto que tuvo en un servidor el escuchar, por casualidad, uno de sus recientes singles fue tan brutal que quedé prendado de ellos desde el primer instante y no sólo por su corta edad, ¡qué va!, ¡sino porque rockean como posesos!, así que, desde Criaturas Salvajes queremos ser de los primeros en apoyar su corta pero certera trayectoria porque estamos ante un serio aspirante a ‘the next big thing’ o ‘próxima banda del momento’. Al tiempo, ¡sé que me daréis la razón de aquí a cinco años!, ¡ya lo veréis!…

No tengo datos suficientes para constatar su origen como banda pero empiezan a dar señales de vida en 2018 con un nivelazo de aupa para su edad y sonando super compactos…¡¡¡con tres años menos!!!. Los Claire parecen haber nacido para el garage rock, el punk old school 70’s, melodías de cierta cadencia powerpop y ciertos toquecillos desert rock y alternativos, no en vano adoran a bandas como The Hives, Death Valley Girls, Starcrawler, Amyl and The Sniffers, L.A. Witch, Nirvana, Iggy Pop, Melvins, Foo Fighters, Fu Manchu y un laaargo etcétera (las playlist de cada uno en su Spotify dan muchas pistas ji, ji). La banda no se corta en mostrar de donde vienen y qué les influencia, están empezando en esto y necesitan crecer musicalmente. Como véis, las referencias correctas asimiladas como debe ser, es decir, ‘bebiendo de’ y no ‘copiando a’, tan sólo hace falta tocar y tocar y dejarse ver y muy pronto consiguen llamar a ciertas puertas, pues consiguen colar una composición propia como “Underdog” que da título a la peli underground homónima de 2018 sobre el mundo de la lucha femenina (MMA)…

Logicamente, la banda comienza a abrirse camino llamando la atención su insultante precocidad a la hora de tocar pero también porque se cascan unos conciertazos rebosantes de adrenalina garagera y actitud punkarra con un Cameron sacando lo mejor de la distorsión de su guitarra, a Tyler aporreando (también vociferando) sin descanso y asilvestradamente sus parches y nuestra Riley dejando bien claro que su corta edad no la limita para tocar su bajo con una soltura acojonante y sacar la furia del infierno que lleva dentro con sus berridos punk pero también su lado más catchy con melodías y coros garage 60’s…

Consiguen participar en el programa juvenil ‘Wonderama’, se convierten en la banda predilecta del Echo Park’s Popular en su versión ‘Bands In A Barbershop’ y tocan regularmente en Los Angeles un mes al ser contratados en el Redwood Bar en el dowtown de L.A.. En cuestión de festivales también hacen acto de presencia en el Nevada’s Alienstock Festival y algún que otro más que seguro que se me escapa antes de que arribase el parón pandémico…

Hasta el pasado 2020, la banda no había publicado nada oficial, tenía temas pero no se había metido en un estudio a registrar nada y, bueno, en realidad sigue siendo así pues registran tres temas en un ‘live’ con una selecta audiencia de colegas y amiguetes en los Seahorse Sound Studios en los meses anteriores a que el mundo se parase separándolos en singles que, ahora sí, ya son publicados en plataformas oficiales y en streaming sin ningún tipo de arreglo o retoque en estudio. El primero de ellos, Break (2020) fue publicado el pasado septiembre, es el que abre este post y ya te das buena cuenta de que esta banda es una auténtica bomba de relojería en directo con un sonido crudo y distorsionado, con unos parches tremebundos y unos alaridos por parte de Riley y de su hermano Cameron que recuerdan aquellos primeros conciertos de Nirvana epoca Bleach (1989). Con los Christensen poca broma…

Llega el momento de confesaros que fue con su segundo single, publicado en noviembre y titulado Kill The Vibe (2020), con el que me arrollaron en todos los sentidos. Un killer trallazo de tomo y lomo que tiene tintes alternativos 90’s recordándome un poco a Faith No More, a Melvins y mucho a Kurt Cobain y a Amyl and The Sniffers por los fraseos vociferados al límite de nuestra CxS dejándose literalmente las cuerdas vocales, sobre todo en una parte final de auténtico infarto. Os juro que es un tema que no me canso de escuchar una y otra vez y necesito que atruene una o dos veces al día en mis oídos. Sólo ver el clip ya es una voladura de cabeza supina, ¡sigo sin dar crédito!, y es que parece increible que estos chavales toquen tan bien y se desenvuelvan con tanta soltura en el escenario como si llevasen una década en esto…

¿Qué les han dado a estos chavales sus padres para tener tanta adrenalina en el cuerpo y ser tan buenos maltratando sus intrumentos?… ¿Crema de cacahuete?, ¿Nutella?… No Way!. El tercer single ha sido editado el pasado enero, titulado Noise Dive (2021), es el más ‘alternativo’ 90’s de todos, suena muy Foo Fighters pero con coritos sesenteros y esta vez Taylor (guitar) se anima a llevar la voz cantante en vocales aunque Riley mete todos los estribillos con cierto sabor powerpop sin perder la sucia esencia garagera..

Y hasta aquí os puedo contar, el proximo marzo tendremos nuevo videoclip de la banda, por lo que deberéis estar muy atento a las redes sociales de Criaturas Salvajes pues lo colgaremos religiosamente. Concluyo diciendo que estoy seguro que van a petarlo en cuanto esta mierda vírica acabe, les falta pulirse un poquito en melodías para subir al primer nivel pero no seré yo el que me queje cuando estos chavales podrían ser mis propios alumnos del instituto con la poca edad que se gastan y lo bien invertida en Rock’N’Roll que la tienen. La ‘BOLA EXTRA’ lo demuestra absolutamente todo (si no lo habían hecho ya los clips anteriores). ¡¡¡OJITO CON ELLOS!!!…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorSleez Sisters
Artículo siguienteSpecial Interest