Kat Von D

Y llegó otro viernes en vuestra website favorita siempre a la última en CRIATURAS SALVAJES. Como seguís comprobando semana tras semana, no nos faltan propuestas novedosas, tanto en CxS’s que nunca se han pasado por aquí como por estar pendientes de las ya coronadas y de su más rabiosa actualidad discográfica. Este ha sido el caso del pasado lunes, pues mi apasionado gallego y siempre certero camarada Bernardo de Andrés se ha vuelto a traer a Poppy con su nueva vuelta de tuerca estilística experimentando con el grunge y el movimiento ‘Riot Grrrl’ 90’s. Ya vuelvo a tener deberes que no debo descuidar con la bostoniana.

Vamos al lío en mi caso. Si la semana pasada fue un enriquecedor reto el traeros a la Criaturas de Portland, Libby Lux y sus The Bridge City Sinners con su propuesta Folk Punk/Blackgrass de ‘Entreguerras’, es esta semana cuando os voy a rodear de sintetizadores, programaciones y loops industriales viajando cincuenta años hacia delante en el S. XX e instalándonos en los 80’s/90’s con Goth Pop/Synth Pop de KAT VON D.

Nacida en Mexico (Montemorelos, Nuevo León) como Katherine Von Drachenberg y afincada desde pequeña en California, muy pronto y gracias a su abuela, comienza a desarrollar sus capacidades artísticas al piano y componiendo sus propios temas. Pero su ‘destape musical’ estaba aún por llegar pues su precoz adolescencia hace que deje unos estudios más que brillantes para dedicarse en cuerpo y alma y desde los 14 años al arte del tatuaje abandonando el nido familiar y buscándose la vida en diferentes ciudades de California pasando por los mejores tatuadores del gremio y adquiriendo (también precozmente) las habilidades y las tablas necesarias para subir al primer nivel del mundillo del tattoo. Nuestra protagonista empezó a tatuar a gente de la farándula como Billie Joe Armstrong, Jenna Jameson, Dave Navarro, Nikki Sixx, Brent Hinds, Mira Sorvino, Kerry King, Ewan McGregor, Sebastian Bach, Lady Gaga, Scott Ian, Miley Cyrus…y tropecientas mil personalidades de la ‘beautiful people’ del cine, la música y la cultura en general.

No tarda en ser fichada para el famoso reality Miami Ink a mitad de los 00’s convirtiéndose en una jurado de peso determinante y muy influyente, tanto es así que las fricciones con la ‘jefa’, Ami James, no tardaron en relucir y vuelve a California para instalarse en L.A. y promover su propio reality tintando pieles llamado, como no, Los Angeles Link que creo que todavía sigue en activo. Obviamente, tanto ‘roce’ con el mundo de la farándula le proporciona muchas relaciones, rolletes esporádicos e incluso casamientos con gente del gremio con su primer enlace matrimonial con el prestigioso tatuador Oliver Peck (2001-07), a partir de ahí se ha ‘relacionado’ Nikki Sixx, Jesse James (empresario, actor y nieto del forajido ‘Jesse James’), Alex Orbison (hijo de Roy Orbison), Joel Zimmerman (DJ) y algún que otro más que seguro que se me escapa.

Dejemos atrás el mundo ‘rosa’ y pasemos al musical. Aunque su prioridad en la adolescencia y juventud fue tintar pieles y explotar sus marcas de maquillaje y diseño de ropa, nunca dejó de componer e incluso hacer apariciones esporádicas en directo. En la década de los 10’s se pone en serio con su proyecto musical, se hace con los servicios de la mismísima Linda Perry (Four Non Blondes y compositora para Adele, P!nk!, Gwen Stefani, Miley Cyrus, Courtney Love, Christina Aguilera, etc,…) para pulir sus composiciones y se curte vocalmente como cantante con los mejores de L.A.. En 2014 ya tiene un primer conato de Opera Prima viajando a Londres a hacer las primeras mezclas pero el proyecto se queda en standby entre tanto cameo en pelis y series, participación en su Los Angeles Link, su galería de arte y su restaurante…

Siete años después por fin podemos disfrutar de todo lo que se ha estado guardando durante casi una década. A finales de agosto publicaba su disco debut titulado Love Make Me Do It (2021) que es un estimulante y sugerente ejercicio de Goth & Synth Pop que te teletransporta claramente a la época en donde Depeche Mode reinaban, eso sí, con toques industriales ‘a la NIN/Garbage’ y con esa languidez sofisticada y decadente tan característica de Lana del Rey. El disco se disfruta de principio a fin, synth pop de fácil digestión a pesar de su marcada oscuridad con un curioso bestiario de frikazos como banda pero experimentados en la escena electrónica/synthwave e incluso rockera como Greg Foreman aka Mr. Pharmacist (synth 1), la londinense Sammy Doll (synth 2), Dave Parley (drums)…y la contorsionista (!!!) y entertainer Brynn Route amenizando los shows con sus coreos imposibles. Cortes como el inicial (tras Intro) “Vanish” muestran el ramalazo Reznor/Lana del Rey con esos pianos minimalistas y timbre de voz arrastrado, “Enough” y “Exorcism” nos teletransportan a la época de Music For The Masses (1987) y Violator (1990), “Protected” cuenta con la colaboración de Peter Murphy (Bauhaus) a los vocales y en composición a Danny Lohnner (NIN, A Perfect Circle), “Fear You” es un himno tan decadente como epatador, uno de mis cortes favoritos, al igual que “Lost At Sea” y su rítmica más bailable y techno, “Exorcism” es una instrumental que me tiene obsesionado con su crescendo… En conclusión, que estamos delante de un disco en el que de cada tema extraes oro puro con ambientes muy bien diferenciados y melodías y estribillos que se te clavan en el cerebro sin querer. Se nota que la espera ha valido la pena y se ha rodeado de los mejores para sacar el producto deseado…

Llegado el momento de la ‘BOLA EXTRA’, no me queda más que decir que disfrutéis del cuidado de la estética y la puesta en escena pues también corren a cargo de nuestra protagonista, tanto en videoclips oficiales como en sus performances en directo (a pesar de no encontrar mucho de esto último)…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorPoppy
Artículo siguienteThe Velveteers