Messa

Seguimos sin faltar a la cita con nuestras CRIATURAS SALVAJES más novedosas. Las cosas siguen igual en nuestro Planeta Tierra así que, para que redundar… Hoy no seré tan cenizo como el las últimas semanas. Lo prometo.

Abriendo semana mi partner, Bernardo de Andrés, nos regaló una novedad a la que también le tenía echado el ojo y no es otra que el nuevo EP de l@s holandes@s COBRA SPELL que es pura magia Heavy Metal y pura garra Hard Rock. Os váis a hacer un favor si los descubrís. Más de uno se llevará una sorpresa…

Para este viernes no voy a seguir la estela de mi Mr. B, tengo necesariamente que cambiar el estado anímico y ‘ennegrecerme’ y ennegreceros porque no quiero dejar pasar más tiempo sin coronar a la CxS SARA BIANCHIN, sacerdotisa de la banda italiana MESSA, pues son novedad en estas últimas semanas gracias a su nuevo credo sonoro…

Va a ser este artículo relativamente distinto a lo habitual. Ya sabéis que siempre solemos cubrir, en la medida de lo posible, la discografía entera de la CxS elegida, comentar un poquito por encima como se siente la evolución de la artista/s y su banda, etc,… Para este post, en fin, me ha sido imposible meterme en los discos anteriores editados por la banda por dos razones, la primera el poco tiempo disponible y la segunda (que creo determinante) es la densidad y la cantidad de matices a descubrir en el último disco de los italianos de Padua con sus generosos 65 minutos de experiencia extrasensorial Doom. Aquí tenéis el primero de sus dogmas…

Formados en el primer día de 2014 en la citada Padua por Sara Bianchin (vocals, lyrics, percussion), Marco (bass, synth, vocals, dulcimer,…), Alberto (guitar, 12 strings guitar, mandolin, rhodes piano, moog bass,..) y Rocco (drums, percussions, screams) su objetivo consistió desde el primer momento en gestar la música más oscura posible, de concepto Occult Rock y Doom, eso sí, aportando todos los matices y texturas posibles gracias a un background diverso y poliédrico en donde se dan cita el Black Metal, Punk, Prog Rock, Jazz, Blues, Stoner, Doom y la exótica World Music de Oriente Medio…

 

El combo cuenta en su haber con tres discos, Belfry (2016), Feast For Water (2018) y el que hoy nos ocupa y subyuga, que nos esclaviza e hipnotiza a partes iguales desde la mismísima carpeta exterior con esas sacerdotisas imbuidas por algún rito voodoo, os hablo de Close (2022), unos de los discos más interesantes, mágicos y rompedores que te vas a llevar a tus pabellones auditivos en este año.

Si hay una cosa que hay que tener clara para acometer la escucha de un disco como éste es que hay que abrir la mente en canal y dejarte llevar por la intrincada senda de nostalgia y sombras infinitas que te propone la Bianchin y sus acólitos. Al parecer, la banda gusta de recrear su concepto hasta el mínimo detalle y han sido diferentes localizaciones cavernosas del Sur de Francia las que han servido de ‘Musa’ a la banda, hasta han grabado la casi totalidad del álbum en aquellas oscuras grutas de insospechada energía. Que un tema como el inicial “Suspended” ya sea todo un decálogo de oscuro y minimalista poder expresivo acompañado de lánguida nostalgia y momentos jazzísticos, tan sólo confirma que no estamos ante un disco fácil y que requierre del oyente una exigencia emocional muchísimo más allá de escuchar un disco de Punk Rock. “Dark Horse” reactiva el ritmo con un trallazo de tomo y lomo, obsesivo y castigador en cada paso, coqueteando hasta con el Black Metal. Cosa parecida le pasa a “Rubedo”, pues es el perfecto pecado entre los vertiginosos ritmos Black y el Progresivo. “Orphalese” hace gala de hipnotizantes instrumentaciones orientales dando un exotismo perfecto para que el melodioso timbre vocal de Sara se luzca al máximo. En la parte media del álbum se encuentran mis temas favoritos, el single “Pilgrim” con orientalismos de inicio que se precipitan hacia un Averno Prog de pecadora culpa y riff monolítico para pasar a etéreas texturas y coros; el segundo es “0=2” con un inicio claramente Dark Ambient que va mutando en ritmos progresivos y del Medio Oriente para arribar a la locura free jazz de su final. Destacaré para acabar ese embrutecido híbrido entre Black Metal y Sludge de “Leffotrak” que contrasta con la etérea composición final, de reminiscencias Witchcraft, de “Serving Him”… Discazo, discazo, discazo. No me cansaré de repetirlo…

Y hasta aquí llega un ‘mortal’ como un servidor, les dejo con la ‘inmortal’ ‘BOLA EXTRA’ no sin antes advertiros que nos tomamos un merecido descanso ‘penitencial’ gracias/por culpa de las Fiestas de Semana Santa. Por mi parte, sólo me queda tentaros a que probéis la magia y el magnetismo visual de los de Padua con esos inquietantes a la par que sugerentes videoclips de riguroso blanco y negro…

Hasta dentro de dos semanas…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorCobra Spell
Artículo siguienteAgainsters