Emily and the Blackouts

¡Es viernes!, comienza a pegar fuerte el astro Sol y en Criaturas Salvajes… ¡estrenamos nuevo maquillaje!. Nuestro cerebro cibernético, Ángel Ferrer, se ha empeñado esta semana en currar de lo lindo y no contento con ofrecernos un ‘Merodeo’ versado en la Musa LINDA VOJTOVA, nos hace un lavado de cara de aúpa. Mira que era reticente al cambio con lo que me gustaba la plantilla anterior, pero tengo que reconocer que…¡esta mola maaazo!!. Es tan ‘deluxe’, apetece tanto investigar por aquí y por allá, descubrir cositas, no sé, se nota que estoy emocionado, ¡estamos emocionados mi camarada Mr B y un servidor!. No me queda otra que agradecerle desde aquí de forma oficial todo el esfuerzo y la ilusión que le pone a la hora de ponernos en bandeja una website de auténtica categoría, como muy pocas váis a poder ver por ahí. ¡GRACIAS!

Pero esta semana también ha sido lunes y, antes del cambio, mi compañero Bernardo se desmarcó de nuevo con otra sorpresa llamada DIANE AND THE GENTLEMEN, rock’n’roll de autor, serio y comprometido, un constatado ‘must’ para todo aquel que guste de relacionar el rock con estos adjetivos.

Para este viernes y ya en mi caso personal, voy a ventilar de un plumazo la seriedad y el compromiso de principios de semana porque vuelvo, creo, por la puerta grande al punk rock con una CxS y una banda que acaba de lanzar su debut, hoy es el día que coronaremos a EMILY ALLIN y sus EMILY AND THE BLACKOUTS!!!…

Y para ir calentando el ambiente su recién estrenado videoclip, un montaje de imágenes muy alusivo a estos tiempos locos y en confinamiento que nos está tocando vivir…

Formados en 2016 en la localidad de Riverside, California, al Este de L.A., el cuarteto formado por su absoluta líder, Emily Allin aka ‘Queen Of Raunch’ (raw vocals), Johnny Poison (punk bass), Eddie Casillas (sex guitar) y Jerry O’Neill (excesive drums) -estos dos últimos integrantes originales de los conocidos Voodoo Glow Skulls-, echan chispas desde su comienzo y no tardan en saber que, para llegar lejos, se tendrán que pelar el culo y las pelotas en cualquier garito que requiera de sus servicios. Obligatorio dejarse la piel tocando e interpretando su particular concepción del rock en donde la locura y el desenfreno, los tintes góticos de Emily y su fascinación por The Cramps y, obviamente, por el magnetismo de Poison Ivy hacen de todo esto su santo y seña tanto estética como compositivamente.

Su propuesta sónica está claramente enfocada hacia el underground facturando un Rock’N’Roll muy punkarra con algún momento hardrockero que te va a recordar irremediablemente a los Distillers de Brody Dalle con esos desgarradores vocales de la portentosa y excesiva ‘Queen of Raunch’. La banda irá editando singles en todos estos años que le permiten grangearse un nombre en todo el estado californiano comenzando a compartir cartel abriendo para grandes popes del movimiento old school punk como Agent Orange, D.I. (no confundir con D.R.I.), Mentors o Radolescents entre otros tantos…

Pero ya era hora de que publicasen algo más serio y, precisamente uno de los primeros días del nuestro confinamiento patrio a mitad de marzo, se desmarcan con un E.P. debut homónimo que va a ser su carta de presentación perfecta para expandir su veneno rock’n’roler. Los nueve temas de que se compone su Opera Prima se pasan en un suspiro, son veinte minutos a toda hostia, con mucha actitud vacilona y mucha mala baba también como así demuestra su crudísimo “Out For Blood” inicial. Cortes igual de entregados y sucios como “Nop”, la jugosa cover de Rose Tattoo, re-titulada “Nice Girls”, y “Cunt” muestra ese ‘a piñón’ que la banda a buen seguro demuestra encima de un escenario. El Rock’n’Roll también hace acto de presencia, con riffs muy deudores de Chuck Berry con el super catchy “Crazy Girl” y “Slam Into Me”, incluso hasta el horror punk que tanto sé que debe gustar a nuestra protagonista muestra sus colmillos en “Dead Eyes” con ese riff oscurillo y post punk y la inclusión de tecladitos inquietantes en claro contraste con mi tema preferido y uno de los más pegadizos del disco, el enérgico y sincopado “Don’t Talk To Me”. En fin, un E.P. que se pasa en un suspiro y que es un perfecto bálsamo rockero para seguir pensando que la vida puede seguir siendo bella y llena de emociones intensas.

La ‘BOLA EXTRA’ que os viene también va a ser condensadita pero no exenta de emociones fuertes je, je, je… ¡Hasta la semana que viene!, no dejeis de investigar por la web, seguro que os sorprendeis con muchas sorpresas que estaban ‘ocultas’…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorLinda Vojtova
Artículo siguienteSara Sampaio