Kabbalah

Y un nuevo viernes con todos vosotr@s, un viernes de espectral luna llena… Pero antes de ponernos cenizos hay que poner las cosas en su sitio. Nos encontramos en nuestra primera semana de ‘Spanish Bombs’ de este 2021 que también nos ‘apuntala’ amenazador. Recordaremos una vez más que esta sección consiste en sacar a la luz nuestro ‘producto nacional’ y sus novedades discográficas y las dos propuestas de esta semana son dos madrugadoras novedades del año presente que no íbamos a dejara pasar de ninguna de las maneras. El pasado miércoles mi compañero de ‘armas salvajes’, Bernardo de Andrés, me volvió a dejar con la boca abierta pues se trajo a la CxS MARIA MONTERROSO y su extremeño proyecto bajo el nombre de SPIN OFFS. Hard Rock, Soul & Blues y Vintage que ha sido excelsamente bien recibido en esta casa con su todavía caliente entrega.

Vuelvo a la oscuridad en mi caso. Será por los aciagos tiempos que nos está tocando vivir, puede ser, pero el cuerpo me pide ‘tenebrismo’ sonoro, quizás como metáfora ineludible de todo este desaguisado que tenemos en tantos frentes. Así que, si la semana pasada eran Crystal Spiders, en ésta continúo por la sinuosa senda del Occult Rock con unas Spanish Bombs que están alcanzado un nivelazo del que sólo parecen darse cuenta fuera de nuestras fronteras pues han fichado para su último disco con el sello Ripple Music. Las navarras KABBALAH son las sacerdotisas máximas de este post que ya ha sido hechizado en consecuencia para la ocasión…

Las de Pamplona ya se coronaron como Criaturas con todo lujo de detalles allá por 2017 con su disco debut pero claro, fue en aquel ‘Blog Prohibido’ del que muy poco o nada se conservó o no se quiso conservar (…). No problem, tengo la luna y su tenebroso reverso de mi parte y no me importa lo más mínimo hablar de la génesis de una banda con un magnetismo del que es imposible escaparse.

Amantes del rock’n’roll más intenso y socarrón, Carmen (drums) y Marga (bass) montan junto a otras dos CxS’s el combo Las Culebras poco antes de 2008. Su discografía es breve pero hacen bastante ruido a nivel underground y encima de los escenarios de la Piel de Toro con un single homónimo en 2008 con su conocido “Hot Nights” y dos LP’s en toda regla, Marvellous (2010) y Locura Orbital (2013) que demuestran la brutal actitud y las ganas de rockear duro a base de hard musculoso y sucio con retazos glam y punk excelentemente ejecutado.

Por motivos que no vienen al caso, la banda se separa inesperadamente, pero la inquieta mente de nuestras protagonistas ya se había dejado seducir por el lado ‘oscuro’ y más denso de la música. El pacto con el Diablo estaba sellado y la liturgia no había hecho más que comenzar. No tarda en unirse una paisana que todavía iba a llenar más de tinieblas las nuevas ideas bañadas en sangre, os hablo de Alba (guitar), proveniente del aplastante y monolítico combo Prehistoric Mermaid…

Ese mismo año sacan su primer EP, Kabbalah (2013), apuntalando su decantamiento hacia el Occult Rock, el Doom y el proto-Metal más primitivo de finales de los 60’s y principios de los 70’s, el sonido es mejorable pero las composiciones ya muestran una personalidad bien definida con esa capacidad para obsesionarte con riffs sacados de los rincones más oscuros del Averno y, sobre todo, ese laborioso trabajo de armonías vocales que se van a convertir en la marca de su liturgia sónora…

Sin entrar en demasiados detalles, las navarras lanza dos nuevos EP’s, Primitive Stone (2015) y el mini-EP Revelations (2016), ambos dejando el portón abierto a la psicodelia ocultista sesentera y el stoner doom. El sonido ya es profesional 100%, con un elaborado trabajo de ambientes, coros fantasmales, pasajes prog rock. La crítica y medios especializados se deshacen en elogios, ya estaban sometidos a su enigmático poder…

Carmen, Marga y Alba deciden sacar su LP debut en 2017 habiendo pulido su capacidad nigromántica y su poder hipnótico bajo la atenta mirada de su diabólico mecenas. Spectral Ascent se convierte en perfecta carta de presentación  no sólo nacional sino también internacional de Kabbalah pues su proyección hacia un mercado más amplio es un hecho con un tracklist trabajadísimo en ambientes, arreglos, riffs y melodías metiendo en su fétido caldero su acostumbrado estilo ‘Coveniano’ rico en trabajo de melodías y armonías (“The Reverend”) con tremendos riffs Sabbath e incluso lóbregas tormentas desérticas caso de “Phantasmal Planetoid” o el trotón “The Shadow” que es mi tema favorito junto con el pegadizo doom de “The Darkness Of Time”… Las puertas del Infierno están abiertas de par en par…

Un año después publican una ‘abominación’ doomy para el recopilatorio Skull Mountain Compilation que sigue ampliando su espectro y poniendo de manifiesto el laborioso trabajo en los vocales del trío vampírico…

Arribamos al verdadero motivo de este post y novedad en la discografía de las pamplonicas. The Omen (2021) emerge de las tinieblas apoteósico. Se nota un ligero cambio en los parámetros de su liturgia pues el stoner y las cabalgadas rífficas practicamente quedan descartadas para decantarse por químicos procesados a fuego lento en el occult rock, la folk psicodelia, el doom y el heavy psych de finales de los 60’s. La ambientación está cuidada al milímetro, las texturas, las atmósferas evocadas y los aquelarres sonoros son de una exquisitez apabullante. La misa satánica y la invocación al maligno han alcanzado su tétrica perfección. “Stigmatized” nos desvela las esencias que estamos a punto ingerir, riffs funerarios, sonido misterioso y fascinante como si de una peli de Jess Franco se tratase. “Ciebes” impone más densidad y músculo pero a su vez contiene el estribillo del disco con perfectas y vaporosas armonías acompañadas de un clavicordio perfectamente metido, bajo y batería imponen sus mandatos, machacando cráneos… “Night Comes Near” y primera incursión en la heavy psicodelia 60’s con otra demostración de armonización vocal vampírica. “Duna” también os lo encontraréis en esta línea, menos dañino pero igual de pérfido con las malvadas sirenas arrastrándote al fondo del ensangrentado mar. “Ritual” es lo más cerca que Kabbalah han estado de Ghost, en momentos aislados eso sí, pero de intenciones occult prog fantasmales. “Lamentations” abre la cara ‘B’ del álbum con una lobreguez implacable, sientes el terror en tus carnes antes de que la sección rítmica marque el paso procesionario y la melodía vocal te subyuge una vez más. “Labyrinth” va un poco en la línea del mencionado “Ritual”, con un bajo prominente y protagónico, unos punteos que erizan la piel y unos parches que salpican líquido sanguinolento. “Liturgy” cierra la misa comenzando con una batería marcial, la marca del Diablo se vuelve a dejar notar y sus perversas acólitas te susurran al oído por última vez antes de ingresarte para siempre en los dominios de Baphomet. En conclusión, creo que estamos delante del disco definitivo de las Kabbalah, bajando revoluciones e incidiendo más que nunca en el MAL a ritmo reptante, un pequeño gran clásico que publicado hace unas décadas se consideraría una jodida obra maestra del Horror en todo el mundo. Menos mal que Ripple Music se está dando cuenta del oscuro diamante en bruto que acaba de ingresar en sus filas. Aquí en España se enterarán muy pocos…

Inmersos en plena liturgia, no me queda otra que invocar una ‘BOLA EXTRA’ que hipnotizará tus pupilas y poseerá tu alma. Por la señal de la Santa Cruz (invertida)…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorSpin Offs
Artículo siguienteSleez Sisters