Wendy O Williams

¿Otro viernes más?… quizás no, siempre dependerá de nosotros y de los que nos cuidan, desde luego no de nuestros políticos. Lo que tenemos por delante es un ligero halo de luz al final de un tunel que no sabemos si está lejos o no pero creo pensar que estamos recorriéndolo con más optimismo que hace dos semanas. En fin, nosotros a lo nuestro, a seguir ofreciendo entertainment del bueno, ¿y qué mejor forma de refrescar la fórmula Salvaje?… ¡Pues proponiendo una vez más nuestra sección de Criaturas Clásicas!, trayéndonos a aquellas mujeres que lo empezaron todo, que ya eran CxS’s desde mucho antes de que se inventase el término y que abrieron el camino a pesar de excepticismos machistas imperantes de las diferentes épocas. Mi camarada se trajo a LORRAINE LEWIS y sus FEMME FATALE, un auténtico ejemplo de hard rock y AOR 80’s perfectamente hilvanado que no deben perderse pues el post de Bernardo de Andrés es de los de crear adeptos.

Si bien en mi caso personal voy a coincidir en la década en la que las dos CxS’s de la semana tuvieron su mayor momento de gloria, no vamos a estar en la misma sintonía estilística y mucho menos conceptual y escénica, porque mi Criatura de hoy responde al concepto de Criatura Salvaje en su estado más primitivo, pornográfico y brutalmente visceral. Con tod@s ustedes (ya pueden ir atándose los machos) WENDY O WILLIAMS y sus THE PLASMATICS!!!. Qué ganas tenía oiga…

 

 

Nacida en Rochester, Nueva York, muy pronto destacaría en las artes escénicas pues ya de pequeñita tomó clases de danza y de claqué debutando con tan sólo seis años en televisión en un programa de baile. Su actitud rebelde y antisocial la llevaba ya instalada de fábrica en su ADN desde niña no llegando a graduarse en ninguna ‘High School’, teniendo muchos problemas familiares y pasándose inmediatamente a adoptar una vida nómada que la llevó a vivir la vida al límite y el ‘make yourself’ por lugares tan dispares como Colorado, Florida, L.A. hasta que decide dar el salto al gran charco y mudarse a aquel Reino Unido infestado de punks y Thatcher’s aunque, paradójicamente, ella se dedicase a currar en un restaurante de comida macrobiótica además de hacer de ‘stripper’, sobre todo en el apartado de ‘danza árabe’ (!?!?!).

Su regreso a EEUU y a NYC. en el ’76 estaba cantado y no tardó en encontrar una salida artística extrema y acorde con sus ideales cuando se presentó al ‘Captain Kirk’s Theatre’, el teatro antisocial y experimental de Rod Swenson, su futuro marido, que buscaba ‘anti-artistas’ radicales para tocar bastante los cojones a las directrices de la sociedad y el sistema yankee. Rod además de convertirse ya en su esposo ‘hasta que la muerte los separe’, decide dar rienda suelta a sus inquietudes musicales y compone en 1978 el primer embrión serio de la banda The Plasmatics formado por Wendy, Richie Stotts, Chosei Funahara y Stuart Deutsch.

Por todos es sabido que las intenciones de la banda y las de Wendy no eran tan sólo tocar punk rock con tintes hardcore sin más, lo que la Williams siempre quiso era llevar el ‘shock rock’ y la provocación hasta el extremo cargándose todas las normas establecidas por el sistema U.S.A. con unos espectáculos llenos de sierras mecánicas, provocadores cortes de pelo a lo ‘mohawk’, coches destrozando muros de televisores, sexo simulado mezclado con nata y cinta aislante, bates de beisbol, toneladas de kaos destructivo y, sobre todo, mucha mala hostia contra políticos, periodistas, fuerzas de seguridad y todo lo que a esta mujer se le pusiese por delante para denunciar y declararle la guerra al sistema capitalista y al patriarcado más carcamal… Su primer concierto fue en el mítico CBGB poniéndolo todo patas arriba…

No tardaron en sucederse altercados y confrontaciones con las fuerzas del órden y fue detenida en incontables ocasiones desde aquel primerizo LP, el crudo y atropellado New Hope for the Wretched (1980) por simular la cópula en el escenario, meterse con todo cristo habido y por haber e incluso golpear a los propios policias por lo que se llevó unas cuantas hostias por parte de los ‘cops’ aunque, curiosamente, nunca ingresó en prisión. Eso sí, esta foto policial de aquí abajo es una de las más beneradas y conocidas en el mundillo ‘punk’ y la iconografía rockera del mundo mundial…

Tras la definición de su estilo y la mejora en composición y sonido que supone Beyond The Valley Of 1984 (1981), las aventuras y desventuras de la Williams no tardan en hacerse eco entre los rock’n’rolers de la época y muchos quieren conocer a esa bestia del punk rock shock rock. Lemmy fue uno de ellos. Así que una de las más famosas colaboraciones que Wendy hizo fue con su colega de juergas, el sr. Kilmister, grabando el E.P. Stand By Your Man (1982). Lemmy, además de ser un juergas siempre tuvo muy buena visión del negocio y aprovechó el tirón de su E.P. con Girlschool para hacer otro con su amiga y pasárselo en grande yendo juntos de gira y reventando cualquier club que osase tener a estos dos monstruos escénicos en el mismo cartel.

Con The Plasmatics sacaron tres discos más, entre ellos el aclamado y venerado a partes iguales Coup D’etat (1982), y un E.P. Metal Priestess (1981). Pero gracias a Coup… Wendy empezó a ser conocida y respetada en todos los círculos rockeros, ya no era simplemente una ‘atracción de feria’, haciéndose especialmente colega de pesos pesados como Alice Cooper, el mencionado Mr. Kilmister y, ¡ahí es nada!, la plana mayor de KISS, es decir, Paul Stanley y Gene Simmons siendo, ‘la lengua más larga del rock’n’roll‘, productor del debut de Wendy en solitario W.O.W. (1984)

La etapa en solitario de Wendy O. no pudo abrirse con mayor acierto con WOW (1984), rodeada ya de la ‘creme de la creme’ del rockerío USA y, repito, tras el exitazo de la obra cumbre con The Plasmatics Coup D’Etat (1982), la banda decide tomarse un descanso (egos, falta de ideas, etc,…) además de tener malos rollos con su sello discográfico. Y es aquí donde Gene Simmons mete la zarpa para parir el disco más comercial y mediático de la bestia parda de Williams, Hard Rock con palabras mayúsculas muy alejado del nihilismo punk metal de sus inicios y con todos los KISS de aquel entonces, léase Paul Stanley, Ace Frehley, Eric Carr y Vinnie Vincent aportando su talento aquí y allá a un disco que es un jodido ’10’ en la carrera de la artista y un verdadero revulsivo en la carrera de KISS porque con esta colaboración volvieron a coger el ‘punch’ que les venía faltando desde Creatures of the Night.

Pero yo no quería hablar demasiado de este disco, más que nada porque todo el mundo ya ama de sobras clásicos como “It’s My Life”, “I Love Sex (and Rock’n’Roll)” o “Opus in cm7” y me parecía redundar en lo que todo el mundo ya sabe por lo que, mi verdadera intención es, al fin y al cabo, descubrir música y su siguiente disco, Kommander of Kaos (1986), no lo tenía nada controlado y me daba mucho morbo conocerlo, devorarlo de todas todas.

 

La carrera de The Plasmatics y la de la propia Williams le quedaba poca vida a pesar de un exitoso E.P., Fuck’N’Roll, y de este disco que reseñaré un poquito y que se convirtió en su última publicación en solitario -con Plasmatics dió su estocada final con el experimental y bizarro Maggots: The Record (1987)- Y ahora sí, al lío, Kommander… fue compuesto inmediatamente después de la publicación de WOW pero, por motivos obvios tras el éxito de éste, vio la luz dos años después, en el ’86. La banda de ‘machos’ casi repetía al completo pues Wes Beech (guitar), Michael Ray (guitar, vocals) y T.C. Tolliver (drums) estaban de nuevo cubriéndole las espaldas a la fiera pero, la baja ‘obligada’ del bajista ‘Reginald Van Helsing’, ‘aka’ Gene Simmons no pudo venir en mejor momento porque entra un bajista descomunal, curtido en mil batallas y en mil bandas (Alice Cooper, Ted Nugent, Blue Öyster Cult, Alan Parsons y un larguísimo etc,…) como Greg Smith que cierra el círculo para ofrecer un trabajo brutal y potentísimo o si no ¿qué es “Hoy Hey (Live to Rock)” con ese ritmo frenético y suicida tras unos alaridos animales que ya avisan de las hostilidades que vamos a sentir en nuestras carnes. El planteamiento Heavy/Speed Metal (sobre todo en la primera cara) mezclado con una actitud claramente punkarra se palpa y disfruta en todo el trabajo, en los riffs, en la estructura de los temas, en la visceral y extrema interpretación de Wendy, en el nihilismo y la radicalidad de sus letras y todo esto, condensado y comprimido to the maxxx, es en lo que se convierten temas como “Pedal To The Metal” y “Goin’ Wild” en donde el trabajo al bajo de Greg Smith y Wes Beech en la ‘intro’ más melódica pero también cuando el tema se torna ‘jeviorro’ son jodidamente killers.

En la cara ‘B’ los ritmos vertiginosos y el ‘speed metal’ prácticamente desaparecen y el rock’n’roll y el Hard 80’s son el denominador común comenzando por “Party”, en donde se nota que la influencia de Lemmy y sus Motörhead estaba muy presentes anticipando el ‘cover’ de los mismos con el excepcional “Jailbeat”, que en manos de ‘La Hembra Alpha’ parece un tema de su propia factura y que, cómo no, os tenía que dejar una prueba palpable del mismo con el mismísimo Mr. Kilmister compartiendo escenario…

“Bad Girl” y “Fight The Right” dejan la estela correosa y punk’n’roll de los anteriores para meterse de lleno en el hard rock ochentero, los temas más accesibles y cercanos a WOW de todo el trabajo, a pesar de la siempre interpretación vocal llevada hasta el límite por parte de nuestra protagonista. Cierra el trabajo el trepidante “Fuck That Booty (Work That Muscle)” dejando bien a las claras que el saber hacer temas, digamos, más comerciales, no le restaba la más mínima fuerza y agresividad teniendo a una bandaza increible que le cubría las espaldas como nadie y los ovarios rebosantes de adrenalina y mala hostia.

Más tarde, y continuando con su carrera ‘en solitario’, vendría el fallido Deffest! and Baddest! (1988) y Ultrafly & The Hometown Girls (1989) que llevó a la cantante a probar sin rubor ni reparo alguno con el rock mezclado con el rap de la época y los ritmos hip hoperos 80’s por ‘obra y gracia’ de los mencionados Ultrafly & The Hometown Girls y que son una bizarrada simpática bajo el nombre de la siempre rebelde e inquieta Wendy…

Diez años después dejaría un mundo que no estaba hecho para ella… Wendy O. Williams se retiró practicamente de la vida pública en 1991 mudándose a Connecticut y volviendo a sacar ese lado más calmado y comprometido con el medio ambiente y los animales dedicándose a su negocio de comida vegetariana y a rehabilitar animales abandonados o perdidos.

El drama de la Williams fue que poco a poco fue cayendo en depresiones teniéndo varios intentos de suicidio, el primero con un cuchillo en el ’93 pero todo iba demasiado lento y llamó a Rob para que la asistiesen en un hospital. Cuatro años más tarde, en el ’97, lo intentó sin suerte con una sobredosis de Efedrina y un año después el tiro de gracia (nunca mejor dicho) cuando el 6 de abril de 1998 se pegó un tiro con una escopeta en una zona boscosa cercana a su casa. Otra injusta desaparición que nunca sabremos si se debió a que no soportó su retiro o si, más probablemente, estaba harta de la hipocresía de la gente, la falsedad de una sociedad impuesta y de muchos falsos hipoputas. Las últimas palabras escritas por Wendy son realmente sobrecogedoras dentro de la paz que pareció haber alcanzado para tomar la determinación de pegarse un tiro y dejar este puerco mundo…

“El acto de quitarme la vida no es algo que decida hacer a la ligera. No creo que nadie se quite la vida sin antes haberlo reflexionado profundamente durante un largo periodo de tiempo. De todas formas, estoy convencida que el derecho a poder hacerlo es uno de los derechos fundamentales que alguien puede llegar a tener en una sociedad libre. Pienso que la mayoría de lo que hace el mundo no tiene ningún sentido, pero el sentimiento con respecto a lo que estoy haciendo suena alto y claro en el interior del oído, en un lugar en el que no hay nadie, sólo la calma. Amor eterno, Wendy”

Wendy Orlean Williams (1949-1998)

No me quedan palabras, demasiada información quizás… toca desahogarse entonces con la ‘BOLA EXTRA’ en el oscuro garito en donde Wendy impone su ley y te propone la más severa guerra mundial encima del puto escenario!!!…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorFemme Fatale
Artículo siguienteWendy James