Lori y su cello

En esta mujer buscamos más, tal vez, la belleza de la intensidad que la intensidad de la belleza, o al revés, no sé, quién sabe, qué más da: ya sabemos que el primer acto de percepción profunda consiste en quitar las etiquetas.

Si quisiera utilizar el lenguaje de nuestra sucia (y cruel) civilización, diría que a Lori la atraviesa un alto voltaje, o que está transportada por la música, o que está conduciendo –entre el cielo y el suelo – toda la electricidad y la luz y el peligro ardiente de un rayo.

Las mujeres, como el universo, están hechas de vida, de historias, de belleza, y no de átomos. Lori interpreta a Herbert o a Bach o a Stravinsky; sus brazos son delgados y musculosos, con gruesas venas en los antebrazos; y sus manos, que buscan las notas en las cuerdas del cello, están contraídas, crispadas, contranaturales.

Despeinada y sin árboles, (como) con prisa, tal vez con los días contados, sísmica y sistólica, incandescente y tan, tan vulnerable.

Lori está cerca de donde empieza o acaba la vida, en la línea de sutura o en el punto de ignición, en la grieta donde el tiempo se abre y se rompe. El tránsito tal vez la embellece, da a su rostro una expresión de serenidad o sosiego mientras su cuerpo está en una sacudida fija, olfateando el abismo, sin agua, sin sentimientos, abolido.

Cuando baja, cuando regresa y se orienta y deja el cello apoyado en la silla o en la pared, vuelve a ser ella misma, una más, otra, nadie, cualquiera. Retoma el cuerpo con el peso de la gravedad incluido, tiene pis, llega tarde a cenar y está cansada. Así que, en cuanto puede, se sube de nuevo al cello, que es un ascensor de tiempo, y, sin peinarse, vuelve a la actualidad de la música y de la vida, con sus latidos calientes, y su marcha, y sus ondas puntiagudas, y sus plenos aciertos y su mirada mágica y su punto de eternidad.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorMillie Manders
Artículo siguienteAnn Courtney y Elisabeth Carena