Molly Punch

Llega el fin de semana, es viernes y aunque el cuerpo nos pido fiesta y ocio nocturno desenfrenado tengamos un poco de conocimiento y respeto manteniendo todas las precauciones posibles porque… ¡la estamos cagando otra vez!, el puto bicho no perdona  y vamos a volver a una situación no deseada para nadie. En fin, después de esta ‘brasa’ necesaria, volvamos a la fiesta segura en CRIATURAS SALVAJES recordándoos, bueno, no, incitándoos a recordar el postazo sorpresa que se marcó mi camarada Bernardo con ASTRID McDONALD y su banda THE SIDE EYES, un combo que es todo pundonor hardcore punk con reminiscencias melódicas que provienen, cómo no, de la banda de sus padres, léase Go-Go’s y Redd Kross. ¿Os váis a permitir dejarlo pasar?…

Mi penúltimo post antes del descanso estival va a seguir por unos derroteros ciertamente parecidos aunque no idénticos al de mi colega Mr. B, eso sí, os invito a cruzar el charco Atlántico dejando Los Angeles para irnos a Alemania con el powertrio MOLLY PUNCH!!!…

Comandado por dos peleonas riot grrrls como NINE (guitar, vocals) y SVETA (bass, vocals) junto el único tío en esta historia, Faro (drums). Los Molly Punch son una jovencísima banda de Köln (Colonia) de reciente formación pues juntaron fuerzas y adrenalina post-teenager allá por principios de 2017 con la sana intención de hacer mucho, mucho ruido tanto sónicamente como a nivel mediático.

Su concepto y estilo se encuentra claramente inspirado por los 90’s, en concreto por el Punk y el Grunge aunque también le imponen mucho de Noise y claras intenciones Indies. Eso sí, que nadie se lleve a engaño porque lo que nos ofrecen ‘El Puñetazo de Molly’ dista mucho del Grunge Metal Punk Pop de los Hands Off Gretel del pasado viernes, y es que sus influencias están muy lejos de No Doubt, Marilyn Manson y Distillers, lo suyo va por derroteros mucho más underground y ruidosillos, de hecho, aunque la influencia de Cobain y Courtney Love se deje notar, lo suyo tira más de Black Flag/Circle Jerks, Sonic Youth, Mudhoney y Pixies, incluso a veces percibo cierta querencia por los Melvins en sus composiciones más pesadas…

Seis meses después de su gestación y prácticamente sin salir de su local de ensayo, ya tienen sus primeras ‘demos’ que cuelgan en aquel verano de 2017 en su bandcamp y en donde se nota ya esa explosividad y ruidismo molesto pero conciso y certero en melodías al que querían llegar. Son ‘demos’, sí, pero aquí ya tenemos temas redondos (dentro de lo que es el estilo grungy punk noise, se entiende) como “Animal Kingdom”, “Hemingway” o “Prototype” que les permite darse a conocer y a tener la oportunidad de dejarse ver en los múltiples festivales que se realizan en Alemania en ciudades como Berlín, Munich, Frankfurt, Hamburgo o su propia Colonia…

Tres años han transcurrido ya desde aquellas primeras ‘demos’, la banda ha madurado compositivamente y en directo y, a pesar de la situación epidémica que sufrimos, la banda se ha animado a publicar su album debut, A Monster A Day (2020), con las tres composiciones citadas más siete canciones más que evidencian el subidón en calidad sonora (repito, teniendo en cuenta el estilo ruidoso que la banda desea plasmar) y, lo más importante, compositiva porque los nuevos temas no se encuentran a la sombra de los primeros, aquí hay composiciones verdaderamente molonas y pegadizas como mi favorita “Sleepy Seed”, las más ‘aNirvanada’ de todas combinando semi-acústicas y juegos de voces también en plan Pixies/Jane’s Addiction (también lo hacen en su tema inicial “Hemingway”) con ritmos punkys de ascendente hardcore, igual que observaréis en el urgente y obsesivo “Prototype”. En “Soup For The Reach” se impone la oscuridad con un corte más pesado y menos inmediato, cercano a la disciplina de Buzz Osbourne y con construcciones esquizoides y disonantes.

Llegados a este punto hay que destacar ese sonido musculoso de bajo predominante y nerviosa batería, quizás la guitarra podría estar un pelín más presente en algún momento pero sé que este hecho es algo premeditado para dotar de más crudeza y visceralidad a su sonido y eso se nota en “Animal Kingdom” que mejora y mucho si la comparamos con la primera ‘demo’. Los temas que maneja la banda son muchos y variopintos, pueden pasar de hablarte de mascotas extrañas a los aliens más frikis, de autores más sobrevalorados y de angustia e inconformismo generacional, todo ello bajo una pátina de tristeza y rabia a partes iguales. Me gusta mucho también su tema cierre, “Your Face is fine but mine is a Mess” un medio tiempo hasta la primera mitad de la canción que les puede abrir algunas puertas hacia un público más amplio a medio camino entre Hole y, sobre todo, Babes in Toyland pues parece que nos encontremos entre los surcos de aquel Fontanelle (1992).

Momento de ‘BOLA EXTRA’, la banda no dispone de un sello importante ni del presupuesto adecuado para facturar todavía vídeos chulos pero los clips en directo que os coloco hoy por aquí se escuchan bastante bien y están perfectamente grabados e interpretados. No los dejéis pasar!!!….

Al lorito con el ‘happy pogo’ de ‘maduritos’ que provocan con el que, clarísimante, se ha convertido en su himno en directo, “Sleepy Seed”…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorValeria
Artículo siguienteMarieta