Crypta

Segunda semana de Criaturas Salvajes en el nuevo curso escolar. Como casi siempre, semana de contrastes entre mi compañero Bernardo de Andrés y un servidor. El ‘dealer’ definitivo de Rock, The Best Music se decantó el pasado lunes por el rock alternativo maquillado de new wave con la angelina ALEX MOORE y sus LIVINGMORE. ¿Hace falta decir que estás obligado a descubrir una banda que tiene muchos puntos para convertirse en una de las grandes en un futuro no muy lejano?… ¡¡¡A por ellos!!!

Mi baza para este viernes era la primera opción con la que pensaba empezar el nuevo curso criaturil (se coló por el medio St. Vincent, ya sabéis…). Y es que este pasado verano, sobre todo en los días de más bochorno, un servidor gustó, no sólo de los sonidos densos y arenosos del Stoner, sino también de los sonidos más extremos, sobre todo si vienen de nuestras Criaturas Salvajes… ¡más Salvajes!. Pues bien, de entre tres o cuatro discos que voy a ir dosificando para no saturar de ritmos endiablados, voces guturalísimas y mucha ‘Parca’, ha destacado uno en concreto, es un debut album abominable (en el buen sentido) y proviene de las recientemente formadas CRYPTA. Poneos a cubierto que esto empieza a escupir la peor de las bilis!!!!!!!!!…

Yendo al grano, ‘de las cenizas’ de las brasileñas Nervosa (entrecomillado porque el combo brasileiro continúa más vivo que nunca con una formación de lujo) y por una importante lucha de egos entre Prika Amaral (guitar) y la bajista y cantante Fernanda Lira surge el proyecto brasileño-holandés CRYPTA. Fernanda y Luana Dametto (también ex-baterista de Nervosa) encuentran, en junio de 2019, el complemento perfecto guitarrístico para desarrollar sus planes a la hora de extremar al máximo su propuesta dejando el Thrash como complemento periférico y poniendo todas oscuras energías en el Death & Black Metal y el Grindcore. Las dos componentes que aceptan el reto son Sonia Anubis (Cobra Spell, ex-Burning Witches) y Tainá Bergamaschi (ex-Hagbard), y remarco lo de ‘reto’ porque a pesar de su reconocida calidad ambas ‘hachas’ vienen del Hard y el Heavy Metal y nunca se habían enfrentado a un concepto tan triturador y mórbido como el que les proponen las citadas Fernanda y Luana…

Lo cierto es que la química y la adaptación fueron inmediatas y esto no pasó en absoluto desapercibido para el reconocido sello austríaco Napalm Records que las ficha practicamente a ojos cerrados habiendo escuchado tan sólo dos temas recién acabados de cerrar en plena primavera de 2020 y con medio mundo confinado.

Pocos meses después, en concreto en enero de este 2021, la banda entra a grabar en los Family Mob Studios de Brasil las nueve composiciones + Intro que llevaban machacando sin descanso en las ‘criptas’ particulares de cada una. El disco practicamente se compuso en común desde las ‘morgues’ individuales de cada una en un endiablado ‘puente’ entre el país del Amazonas y el de las amapolas. Echoes Of The Soul (2021) se convertía en una realidad en tiempo record, al igual que ocurría con la re-estructuración de la banda madre, Nervosa, con un disco que hace pocos meses cubrimos por aquí.

Volviendo a nuestras protagonistas de hoy, Echoes Of The Soul ya destaca por su carpeta exterior, obra del artista Wes Bescoter (Slayer, Kreator, Black Sabbath, etc, etc,…) y con una clara influencia 90’s de los album covers en ‘Horror Vacui’ de Sepultura, Death, Dimmu Borgir, Kreator, etc,… Las cuatro ‘efebas’ del infierno han hecho un trabajo brutalísimo, combinando lo técnico con lo extremo, cercenando pescuezos a base de punteos kamikazes por parte de Sonia y Tainá y machacando cráneos y todo lo que encuentran a su paso con una base rítmica tan técnica como destructora a cargo de Luana (el trabajo de esta mujer a los parches es de Doctorado) y Fernanda. Y hablando de esta última, los guturales ‘death’ y las voces vampíricas de ultratumba que se saca Fernanda son todo un espectáculo en trabajo de cuerdas vocales llevándonos al más horrible de los Avernos. Todos los temas son imponentes pero yo destacaría por encima de los demás el inicial “Starvation” (tras la ‘intro’ “Awakening”) que ya te deja exhausto nada más empezar, el death melódico y super técnico de “Dark Night Of The Soul”, el exhuberante en rítmica “Kali” y, obviamente el exterminador epílogo con su tema estrella, “From The Ashes”, un decálogo de intenciones, clase y maneras (pero también un guiño a su pasado en Nervosa por parte de Fernanda) que se está convirtiendo en su futuro primer himno para cuando empiecen a presentar el disco encima de un escenario. 

Sin extenderme más de lo acostumbrado, hemos llegado a la ‘BOLA EXTRA’ en donde váis a seguir comprobando el poderío apisonante de este grandísimo combo recién formado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorLivingmore
Artículo siguienteThe Biscats