Amyl and The Sniffers

Vamos a saco con otro viernes en CRIATURAS SALVAJES, el Otoño ya está entre nosotros desde hace días pero desde aquí nos resistimos a que la tristeza nos deprima. Tanto es así que el lunes pasado mi ‘ojeador Japo’ favorito, oséase Mr. B, nos trajo a una banda y una CxS que están haciendo estragos entre algunos de mis compañeros de trabajo al leer el artículo de mi compañero. Estos no son otros que The Biscats y su Criaturas MISAKI que sorprendieron a propios y extraños con su Vintage Rock & Roll y Rockabilly.

A un servidor le toca ensuciar y recrudecer la website porque la banda y la protagonista de hoy vienen pidiendo paso urgente desde hace dos semanas con motivo del incendiario lanzamiento de su esperado segundo disco. La australiana AMY TAYLOR y sus AMYL AND THE SNIFFERS vuelven a Criaturas Salvajes de una forma muy distinta a como lo hicieron en su estreno, cuando sólo nosotros hablábamos de ellos, pues están en boca de todos y se han convertido, por derecho propio, en la ‘banda-a-seguir’ con un seguimiento en medios, plataformas digitales y asistencia a sus bolos absolutamente brutal e inesperado para una banda de sus características. Vamos a ver qué se traen entre manos!!!…

Ms. Taylor proviene de la modesta, pequeña y rural localidad aussie de, ¡ojo!, Mullumbimby, cercana a Melbourne. Nuestra bestia rubia acaba el instituto y se muda a la capital para intentar estudiar algo ‘serio’ y vivir experiencias extremas y es precisamente con sus compañeros de piso que se gesta, practicamente sin quererlo, una de las combinaciones más explosivas del momento en tanto en cuanto al punk ‘old school’ 70’s.

Lo cierto es que Dec Martens (guitar), Bryce Wilson (drums) y Fergus Romer (bass) no tenían demasiadas nociones a la hora de tocar, sabían algún acorde mal tocado sin más y no tenían pretensiones serias más allá de maltocar en las excesivas fiestas en pisos de estudiantes, pero una noche que volvían de una party a la enérgica e hiperactiva Amy Taylor (luego se lo cambió por Amyl), se le ocurrió ponerse a berrear por encima de las cutres covers que salían todavía de sus instrumentos. En poco tiempo, ¡¡¡por no decir en pocas horas!!!, y con el instrumental más cutre y austero que tenían en su cuchitril, compusieron sus primeros cuatro temas sin temor a las inexperiencia creativa o a la presión de no saber hacia donde se dirigían sus letras y/o riffs. El nihilismo y el tener más cara que espalda como imposición fue crucial para crear su primer EP, Giddy Up (2016), que apestaba a ‘demo’ por los cuatro costados, ¡de hecho se grabó esa misma noche! y demostraba ya una fijación enfermiza por el punk/New Wave del ’77 con Ramones, New York Dolls, Dead Boys, Pistols y los primeros Blondie pero también el de principios de los 80’s con Black Flag, Germs, Gits… así como de referentes más autóctonos tipo The Saints o The Birthday Party.

La semilla, la caradura y los ovarios de nuestra protagonista estaban puestos sobre la mesa y tan sólo les faltaba pulirse un poco a nivel de grabación e imagen así (los ‘mullets’ como cabelleras estaban aún por llegar…), en 2017 lanzan su segundo EP, Big Attraction (2017) (ahora sí, ya con ‘mullets’ e imagen 80’s), que si bien se aleja del sonido ‘demo’ sigue ofreciendo esa peligrosidad y aristas underground componiendo su primer ‘instant classic’ caso de “I’m Not A Loser”. No se les podía pedir más. De momento…

La formación ‘académica’ de la banda había finalizado. Es hora de asaltar a lo grande los oídos más hambrientos de la vieja magia punk y, bueno, gracias a su demanda en festivales importantes en el país de los canguros, su gira abriendo para Cosmic Psychos y su creciente reputación en UK y Europa les permite en 2018 realizar su primer tour como cabezas de cartel en Inglaterra así como estrenarse en Yanquilandia hace tres primaveras al abrir para sus paisanos King Gizzard  and The Lizard Wizard a los que, todo hay que decirlo, se los comieron practicamente con patatas en la mayoría de bolos por las reseñas que se leyeron por ahí. Sólo les faltaba conquistar el mundo… y no les iba a resultar muy complicado como leeréis y visionaréis aquí abajo…

¡¡¡Y vaya si lo hicieron!!!, a nivel underground y de prensa muy especializada, eso sí, pero el debut homónimo en largo de los de Melbourne fue un auténtico puñetazo en la mesa de la escena underground aussie con certeros pepinazos caso de “Gacked on Anger”, “Got You” o “Cup Of Destiny”, o los más suicidas y vertiginosos “GFY” (Go Fuck Yourself) y “Punisha” demostrando con creces que dominaban como nadie esa combinación suicida de Punk Rock, Street Punk, Hardcore y New Wave. Fue mi disco del año, y no sólo hablo de esta web en concreto, hablo de MI DISCO DEL AÑO, you know??…

La fama de Amyl y sus ‘Esnifadores’ sólo hizo que aumentar exponencialmente a medida que el disco iba envenenando oídos y su reputación en directo, con una Taylor imprevisible y espídica (en la línea Wendy O., Debbie Harry (mal que le pese a nuestra protagonista…) y Mia Zapata (The Gits)) y Dec, Fergus y Bryce derrochando macarrismo se ha convertido hoy en día en un auténtico reclamo para todo aquel que necesite de sensaciones fuertes y conciertos con muuucho peligro…

Ir subiendo de categorías en el mundo del Rock’N’Roll y de la música en general les ha brindado colaboraciones tan jugositas como este acercamiento psychedelic country de Amy junto los Viagra Boys…

Viene la pandemia y la banda tiene que suspender giras contratadas por Europa y EEUU así que, toca volver a Australia para aprovechar el encierro y componer los temas que conformarán el difícil segundo disco con las expectativas de millones de fans tras el pelotazo de su debut.

¿Y qué puedo decir de Comfort To Me (2021)?… pues que, a pesar del efecto sorpresa de su sobresaliente Opera Prima,…¡¡¡se han superado!!!, este disco es todavía mejor que el debut, mejor producido y con una colección de canciones exhuberante, fresca, imbatible y rematadamente molona. Los referentes siguen ahí, Dead Boys, Pistols, Dolls, Wendy O. y Gits se agitan que da gusto en la cocktelera ‘Sniffer’ con tres incontestables singles (“Guided By Angels”, “Security” y “Hertz”) que ya apuntaban lo que luego estamos disfrutando en los trece temas de los que se compone el álbum. Hostiazos sin control como “Freaks To The Front” o “Don’t Need A Cunt (Like You To Love Me)”, el hardcore punk nihilista de “Choices”, la esencia alt punk de la Zapata en “No More Tears” o el medio tiempo “Knifey” y los disparos old school punk a matar de tracks que cortan pescuezos como “Maggot”, “Capitol” o “Don’t Fence Me In” hacen de la reválida de los Sniffers un auténtico tour de force que va a volver a encumbrar el disco a lo más alto de muchas listas de discos de 2021. Al tiempo…

Llegó el deseado momento de ‘BOLA EXTRA’ para que Amyl se explique en su hábitat natural tanto en formato clip como, sobre todo y ante todo, encima de un PUTO ESCENARIO!!!. ¡¡¡Qué le dan a esta mujer de comer!!!…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anteriorThe Biscats
Artículo siguienteBroken Baby